29 de diciembre de 2018
29.12.2018

Cae una red que estafaba con falsas ventas inmobiliarias en la provincia de Alicante

La Policía Nacional arresta a seis personas por defraudar al menos 70.000 euros en la reserva de viviendas cuya propiedad no ostentaban

29.12.2018 | 10:14
Cae una red que estafaba con falsas ventas inmobiliarias en la provincia de Alicante

Hasta el momento los investigadores han esclarecido estafas por valor de cerca de 70.000 euros. Algunos estafados se dieron cuenta del engaño al visitar el inmueble y observar que este no había sido vendido por el dueño.

Seis detenidos por estafar con la venta de unas viviendas cuya propiedad no poseían. La Policía Nacional ha desmantelado una organización criminal que operaba en la provincia de Alicante llevando a cabo estafas inmobiliarias, según informaron ayer desde la Comisaría Provincial.

Los arrestados, de nacionalidades española y ucraniana, formaban parte de un entramado criminal que había conseguido estafar presuntamente cerca de 70.000 euros a sus clientes por contratos de arras y adelantos para la compraventa de viviendas que finalmente nunca se realizaban.

Los miembros del grupo criminal utilizaban la inmobiliaria de uno de los detenidos para dar apariencia real a sus gestiones. Su modus operandi siempre era el mismo, se apropiaban de las cantidades entregadas por sus víctimas en concepto de reserva para la compraventa de inmuebles sobre los que realmente no poseían ningún poder de decisión.

La investigación que ha sido llevada a cabo por agentes del Grupo de Delincuencia Económica de la Brigada de Policía Judicial de Alicante, quien tras varios meses de investigación ha conseguido desarticular la organización criminal por completo.

El entramado ofrecía la venta de inmuebles a través de anuncios en internet. En la mayoría de los casos se trataba de viviendas sobre las que no tenían ningún tipo de poder decisión sobre su venta o alquiler, incluso en ocasiones, los verdaderos propietarios desconocían que las mismas eran enseñadas a potenciales compradores.

Afianzaban su apariencia de legalidad utilizando una inmobiliaria real con oficina física. Para conseguir los pagos presuntamente falsificaban las firmas al cumplimentar los contratos de arras al tiempo que modificaban también los datos del Registro de la Propiedad y de los verdaderos propietarios.

De este modo consiguieron estafar cerca de 70.000 euros a sus víctimas, quienes les entregaron su dinero mediante transferencias bancarias pensando que estaban adquiriendo una de las propiedades.

Posteriormente cuando alguno de los compradores se interesaba por el estado de la compraventa le daban largas o les manifestaban que tenían problemas en la recepción del dinero. Alguno de los estafados acudió a la vivienda objeto de la compra y pudo comprobar cómo había sido engañado.

A los seis detenidos se les imputó los delitos de estafa, allanamiento de morada, falsedad documental y pertenencia a grupo criminal. Tres de ellos fueron puestos en libertad tras prestar declaración en Comisaría y los tres restantes pasaron a disposición del Juzgado de Instrucción que estaba en funciones de guardia, según explicaron las mismas fuentes policiales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook