28 de diciembre de 2018
28.12.2018

Cae una de las mayores organizaciones de venta de droga al menudeo en San Vicente y la zona norte de Alicante

La red estaba dirigida por un matrimonio procedente del antiguo Parque Ansaldo que ya ha ingresado en prisión - La operación se salda con 32 detenidos y 13 registros

28.12.2018 | 11:33

Policía y Guardia Civil han desmantelado uno de los principales clanes dedicados a la venta de droga al menudeo en la zona norte de Alicante y en San Vicente del Raspeig. Un total de 32 personas han sido detenidas, entre ellas el matrimonio que dirigía la organización, tras doce registros en los que se han intervenido numerosas sustancias estupefacientes: 200 gramos de heroína, 200 de cocaína, 500 de hachís, 700 de marihuana, 10.000 euros en efectivo, ocho vehículos de alta gama, balanzas de precisión y efectos procedentes de la receptación de objetos robados.

La investigación comenzó al detectar la Guardia Cvil en la partida del Rodalet dos inmuebles frecuentados por toxicómanos relacionados con la venta de droga al menudeo. La Guardia Civil ha destacado que la organizacón tenía a personas toxicómanas en régimen de semiesclavitud trabajando permanentemente para ellos a cambio de comida y drogas. La red les usaba tanto para vender las sustancias, como para moverla, hacer labores de vigilancia e incluso ser usados como conejillos de indias para probar la mezcla adecuada para la cocaína en base, Estas pesquisas llevaron a la Guardia Civil a pedir la colaboración de la Policía Nacional al actuar esta red en la Colonia Santa Isabel, donde el cuerpo competente es la Comisaría Norte. Los dos cuerpos iniciaron así una investigación coordinada que ha permitido la desarticulación de este clan. 

El grupo estaba dirigido por un matrimonio procedente del antiguo Parque Ansaldo de Sant Joan y que, según los investigadores, ha estado dedicado a la actividad de la venta de droga al menudeo durante más de 20 años, en los que a pesar de no tener actividad laboral conocida tenían un alto nivel de vida. La organizacón contaba con elevadas medidas de seguridad. Puertas blindadas en el interior de los narcopisos, cámaras de seguridad...Para poder abrir una de ellas fue necesaria la intervención on de los Bomberos y en otro de los registros se necesitó un todoterreno para poder echar la puerta abajo. También en dos de los pisos había chimeneas permanentemente encendidas para poder destruir la droga en caso de que llegara la Policía. 

La organización disponía de un bar en la Colonia Santa Isabel que era una tapadera de la actividad y que serví de punto de recepción para el toxicómano que iba a comprar droga. Una vez allí, se le indicaba cuál era el punto dónde tenía que ir a recogerla.

Desde las Fuerzas de Seguridad se destacó que la afluencia de toxicómanos a estas zonas habían disparado el número de robos en esta zona, que buscaban de la manera que fuera dinero para poder comprar su dosis, 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído