11 de diciembre de 2018
11.12.2018

El acusado de un crimen en Novelda hace diez años admite que asestó la puñalada mortal

El procesado aduce que no tenía intención de matar a la víctima y asegura que sacó la navaja para espantar a una multitud que le amedrentaba

11.12.2018 | 18:04
El acusado esta mañana a su llegada a la Audiencia de Alicante.

El acusado de un crimen cometido en Novelda hace diez años ha admitido esta mañana ser el autor de la puñalada mortal pero ha aducido que no tenía intención de matar a la víctima. El juicio con jurado popular ha comenzado hoy en la Audiencia de Alicante. El procesado estuvo fugado de la Justicia hasta que el año pasado fue localizado en la provincia de Murcia, en Torre-Pacheco, usando la identidad de su hermano. El hombre ha aducido que durante todo este tiempo pensó en entregarse pero no llegó a hacerlo porque su madre dependía económicamente de él. La vista ha estado marcada por la ausencia de los principales testigos, ya que todos los implicados eran jóvenes de nacionalidad ecuatoriana y la mayoría los que estaban presentes en ese momento volvieron a su país años atrás. Los investigadores que han declarado han tenido dificultades para recordar lo que pasó entonces.

Los hechos ocurrieron sobre la medianoche del 7 de julio de 2008 en la calle Doctor Fleming de Novelda. El acusado ha declarado que regresaba a casa tras haber estado de copas con su hermano. En un contenedor se encontró orinando a otro joven que había tenido momentos antes un altercado con su familiar y empezaron a discutir de nuevo. El otro giró la esquina y llamó a sus amigos que se encontraba en una plaza próxima. "Entre ocho y diez personas se lanzaron sobre mí", ha asegurado. Su respuesta fue la de sacar una pequeña navaja de unos tres centímetros de hoja y que llevaba incorporada en un llavero y empezó a agitarla para tratar de repeler a sus agresores. El procesado asegura que ni siquiera sabe cómo llegó a herir a su víctima. "Me estaban amedrentando. Sólo quería quitármelos de encima", ha dicho. La puñalada alcanzó a la víctima, que contaba con 19 años de edad, en el corazón y falleció pocos minutos después por la pérdida masiva de sangre.

El hombre ha dicho que intentó entregarse poco después en la Comisaría de Elda y que allí le dijeron que tenía que ir a la Guardia Civil de Novelda. Al salir de las dependencias policiales, varios amigos le convencieron para que no se entregara y se fugara. "Yo sabía que algún día tendría que afrontar lo que hice, tengo muy presentes a la mujer y al hijo del chico al que maté", ha dicho. Los investigadores señalaron que en la comparecencia que el sospechoso hizo en la Comisaría de Elda, éste jamás había mencionado que el hecho en que éste estaba implicado era un crimen.

La Fiscalía y las acusaciones particulares, que ejercen los padres y la mujer del fallecido, reclaman una pena de 14 años de cárcel para el acusado por un delito de homicidio. Las acusaciones coincidieron en señalar que ha sido el acusado con su fuga el que había causado los retrasos en el procedimiento e incidían en el hecho de que una sola puñalada certera en el corazón hubiera podido producirse de manera accidental. Por su parte, la defensa considera que no hubo intención de matar y que el acusado debería ser condenado por un homicidio por imprudencia (penados entre 1 y cuatro años) o alternativamente una imprudencia grave, penado con una multa.

Los policías locales que llegaron en primer lugar a la plaza aseguraron que se cruzaron al llegar con el agresor en el momento en que se marchaba, sin saber aún lo que pasaba. Según su testimonio, los amigos sujetaban a la víctima que se estaba tambaleando, mientras gritaban "lo han pinchado, lo han pinchado". Éste se desplomó en el suelo y empezó a sangrar abundantemente, sin que los servicios médicos pudieran hacer nada por salvar su vida. Mientras en la calle se empezaron a concentrar personas, entre conocidos del fallecido y curiosos que pasaban por allí en ese momento. "Llegaron a juntarse hasta 400 personas", aseguró el agente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook