09 de noviembre de 2018
09.11.2018
Elda

Condenado a casi tres años y medio de cárcel un conductor por matar a un ciclista en Elda y huir

Un magistrado de Alicante dicta una sentencia condenatoria «in voce» al finalizar el juicio a un joven que casi triplicaba la tasa de alcoholemia dos horas después del accidente

08.11.2018 | 21:08
Vehículos policiales de Elda desplegados el día del accidente donde vivía el conductor.

Un joven de 26 años fue condenado ayer a penas que suman casi tres años y medio de prisión por la muerte de un ciclista de 54 años que atropelló en Elda cuando circulaba en estado ebrio y por darse a la fuga sin prestarle auxilio. El ciclista Alonso Fresneda Benítez, de 54 años, murió en el Hospital General de Alicante tras permanecer cinco días en coma. La aseguradora del vehículo ya consignó algo más de 210.000 euros en concepto de indemnizaciones para la viuda del ciclista, sus dos hijos y su padre. La sentencia fue dictada «in voce» y adelantada por el magistrado titular del juzgado de lo Penal número 4 de Alicante al concluir la vista oral, en la que el acusado aprovechó el turno de última palabra para pedir perdón.

La acusación contra el joven conductor, que tenía 22 años cuando se produjo el accidente el 18 de enero de 2014, fue ejercida por la Fiscalía y por la abogada Encarnación Bonal Lucas en nombre de la familia de Alonso Fresneda, que era hermano del exportero del Eldense Toni Fresneda.

En la prueba de alcoholemia, realizada casi tres horas después del atropello, el acusado dio una tasa de 0,72 miligramos por litro de aire espirado, casi el triple de la tasa autorizada. La defensa alegó que el acusado bebió media botella de cognac tras conocer en su casa que había atropellado a un ciclista, aunque los agentes locales declararon ayer que el joven no comentó nada al respecto cuando le arrestaron y le hicieron la prueba y que habría dado una tasa más elevada si hubiera sido así.

Homicidio por imprudencia grave

De acuerdo a la sentencia «in voce», el magistrado le impone tres años de prisión y cinco años de privación del carnet de conducir por un homicidio por imprudencia grave al conducir bajo la ingestión de bebidas alcohólicas. Además le castiga con otra pena de cinco meses y 25 días de prisión por un delito de omisión del deber de socorro, donde sí le aplica la atenuante de encontrarse en estado ebrio. En ambos caso se le aplica también la atenuante de dilaciones indebidas.

Según las acusaciones, el accidente se produjo sobre las siete de la mañana del 18 de enero de 2014 en la avenida de Ronda en Elda. El joven acusado conducía un coche propiedad de su abuelo «después de haber ingerido bebidas alcohólicas que le incapacitaban para hacerlo con la debida seguridad». Por ello, no se percató de la presencia de un ciclista que circulaba por dicha avenida y le atropelló. Tras el accidente se dio a la fuga al ser «consciente de su afectación etílica», según las acusaciones públicas y particular.

El ciclista fue atendido inicialmente por un testigo que pasaba por el lugar, luego por varios policías locales que le practicaron la reanimación cardiopulmonar y finalmente por un equipo sanitario del SAMU, que le evacuó inicialmente al Hospital de Elda, aunque dado su estado de gravedad fue trasladado al Hospital General y murió tras permanecer cinco días en coma desde que ocurrió el atropello.

Según los datos aportados por los policías locales de Elda que intervinieron en el siniestro, el conductor huido se marchó a su domicilio, situado a unos 300 metros del lugar del accidente, y allí fue localizado aproximadamente algo más de dos horas después del suceso.

Unos agentes indicaron que un familiar del conductor se personó en el lugar interesándose por el estado del ciclista y así lograron identificar al autor del atropello. Unos minutos más tarde llegó la madre del conductor y relató a la Policía Local que su hijo había sido el causante, aunque inicialmente solo le dijo que había sufrido un reventón en la rueda. Tras personarse en el domicilio procedieron a realizarle la prueba de alcoholemia y le detuvieron.

La viuda de ciclista atropellado declaró ayer en el juicio que le parecía «indigno» lo que hizo el joven acusado. Señaló que podría entender el accidente, pero no que se diera a la fuga sin auxiliarle. «Es una falta de humanidad dejar a una persona tirada así..., no se merecía eso», añadió la mujer, quien criticó también que le pidiera perdón a través de una carta certificada y «redactada sin sentimiento».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook