12 de septiembre de 2018
12.09.2018
Motor

Estos son los coches que más se roban en España

Los cinco modelos corresponden a modelos compactos y muy populares

12.09.2018 | 19:02
Estos son los coches que más se roban en España

A pesar de que España no es uno de los países con mayor índice de robos de coches, los ladrones de automóviles también tratan de hacer negocio a través del hurto de este tipo de productos. Un informe de Techno Security ha resaltado las preferencias de los ladrones de coches en España, donde destacan los cinco modelos de automóviles más robados en el país.

Todos estos modelos guardan ciertas similitudes entre ellos, y es que los cinco arquetipos son compactos, del segmento C y están incluidos en las listas de los modelos más vendidos también en España.

Así pues, el coche más robado en España es el Seat León, que a su vez es el coche más vendido también. Se trata de un modelo compacto, familiar y de una gama suficientemente atractiva para los ladrones.

Otro modelo de Seat ocupa la segunda plaza en la clasificación de los coches más robados. El Seat Ibiza, al igual que el Seat León, es uno de los modelos más populares en España y sus generaciones previas son las más robadas, aunque la nueva generación ha supuesto un salto cualitativo muy atractivo para los ladrones de coches.

El hecho de que los dos modelos de coche más vendidos del país sean, a su vez, los más robados significa que los ladrones apuestan por acercarse a los vehículos más numerosos.

El tercer puesto en la lista lo ocupa el Volkswagen Golf, otro de los compactos mejor valorados por el público, que consta de una amplia gama de versiones, carrocerías y mecánica.

El Citroën C4, recientemente fusionado con el Cactus, se sitúa en la cuarta posición de los vehículos con mayor índice de hurtos en España. Cierra la tabla el Audi A3, un automóvil premium, muy solicitado y visible por las carreteras españolas.


¿Para qué roban coches?

Los motivos que inducen al robo de coches en España es muy variado, aunque el propio estudio identifica tres objetivos mayoritarios. El primero consiste en utilizar estos coches para cometer otros delitos, como atracos o alunizajes; el segundo de los casos busca la venta de piezas en el mercado, después de desmontar previamente el vehículo robado; por último, la tercera coyuntura trata de la venta directa a otros países, entre los que destacan las zonas de Europa del este y el norte de África.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook