30 de agosto de 2018
30.08.2018
Tras devorar 25 hectáreas de monte

Los Bomberos dan por extinguido el incendio de Beniardà y Guadalest tras devorar 25 hectáreas de monte

El fuego calcina un total de 25 hectáreas en los parajes de L'Aixortà y la Serrella

30.08.2018 | 01:30
Los Bomberos dan por extinguido el incendio de Beniardà y Guadalest tras devorar 25 hectáreas de monte
Los Bomberos dan por extinguido el incendio de Beniardà y Guadalest tras devorar 25 hectáreas de monte

Investigan el origen del fuego, que fue declarado en plena noche con dos focos diferentes separados sólo por tres kilómetros.

El Consorcio Provincial de Bomberos ha dado por extinguido a las 21.45 horas de este viernes el incendio forestal que ha arrasado un total de 25 hectáreas en Beniardà, Castell de Guadalest y Castell de Castell. El fuego tenía dos frentes. Uno de ellos, en la sierra de l'Aixortà, próximo a los municipios de Guadalest y Beniardà, que terminó por devorar 4,5 hectáreas de monte. A sólo tres kilómetros de distancia y en pleno paraje natural de la Serrella otro foco de llamas comenzó a arder. Éste, ubicado en una zona mucho más difícil de controlar por su dificil acceso –en pleno barranc de les Coves– costó estabilizarlo cerca de 17 horas y arrasó 20,5 hectáreas verdes.

Como se recordará, este intenso fuego forestal fue declarado alrededor de las 21.30 horas de la noche del pasado miércoles con dos focos diferentes separados por tan solo tres kilómetros. El primero de los frentes tuvo lugar en la sierra de Aixortà, entre Beniardà y Guadalest y, por suerte, pudo darse por estabilizado en alrededor de tres horas. Así a las 00.30 de la pasada madrugada los medios terrestres del Consorcio Provincial de Bomberos así como las brigadas forestales consiguieron cercar las llamas en tiempo récord y, todo ello, sin contar con la ayuda de helicópteros, que no pueden volar en horas de oscuridad. Este primer foco de llamas se cobró un total de 4,5 hectáreas de monte en el entorno del pantano de Guadalest. Pero ahí no quedo la cosa.

{C}{C}

{C}{C}

A la misma hora pero a tres kilómetros de distancia, en la sierra de la Serrella, ya en la frontera con la Marina Alta a la altura del barranc de los Coves, también se activó otro foco de fuego que terminó devorando 20,5 hectáreas. Este frente fue mucho más complejo de detener debido a lo escarpado de la zona. De hecho, pese a los esfuerzos de los unidades terrestres las llamas no fueron estabilizadas hasta las 14.00 horas de ayer, cuando el incendio forestal quedó cercado al completo, como informaron desde el Consorcio de Bomberos. Nada menos que 17 horas después del primer aviso y no fue hasta casi 24 horas después cuando el fuego quedó totalmente controlado, a las 20.00 horas.

Amplio dispositivo

La intensa lucha contra las llamas, especialmente en la sierra de Serrella –junto a la localidad Castell de Castells–, obligó a movilizar a numerosos efectivos entre medios aéreos y terrestres. Así, durante la mañana de ayer, un total de cuatro vehículos del Consorcio Provincial de Bomberos, cuatro unidades forestales y hasta seis helicópteros tanto de la provincia como de València se desplazaron hasta la zona para cercar las llamas y dar por estabilizado el incendio. Un objetivo que se cumplió pasadas las 14.00 horas tras el esfuerzo de casi una quincena de unidades que conformaron el amplio dispositivo.




Una vez estabilizado el fuego por completo los medios aéreos comenzaron el repliegue. De hecho, durante la tarde de ayer tan sólo un helicóptero se mantuvo en el área afectada de la Serrella para continuar refrescando el monte, colaborando así con las labores de las unidades terrestres, que finalmente lograron dar por controladas las llamas a las 20.00 horas de la tarde. Pese a todo, durante la pasada noche dos unidades forestales y dos vehículos del Consorcio de Bomberos quedaron sobre el terreno para seguir con las tareas necesarias que permitirán dar por extinguido el incendio.

¿Cómo se produjo?

Tanto la Guardia Civil como diferentes técnicos de la Generalitat comenzaran ahora las pesquisas para determinar el origen de un fuego que, al ser declarado con dos focos con tan sólo tres kilómetros de distancia, hace pensar que pudo ser provocado de forma intencionada.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook