21 de agosto de 2018
21.08.2018

Detenida por matar a su marido en Alicante tras invitarle a una cena a las dos semanas de casarse

La mujer y un hombre que la cuidaba porque iba en silla de ruedas fueron arrestados tras ser sorprendidos por una policía que estaba fuera de servicio. Ambos se han acogido a su derecho a no declarar en la Comisaría

21.08.2018 | 13:30
Detenida por matar a su marido en Alicante tras invitarle a una cena a las dos semanas de casarse
Detenida por matar a su marido en Alicante tras invitarle a una cena a las dos semanas de casarse

El fallecido era el cuarto marido de la arrestada y contó a un amigo que su matrimonio era de conveniencia.

José Luis, un camionero jubilado de 69 años que nació en Santander y residía en Guardamar, fue asesinado a puñaladas el pasado lunes por la noche en Alicante presuntamente por su esposa, una mujer de 45 años con la que contrajo matrimonio el pasado 4 de agosto en Sax, y por un hombre de 58 años que se encargaba de cuidarla a ella porque se desplaza en una silla de ruedas. José Luis acudió a Alicante tras ser invitado a una «cena romántica» por su mujer, pero en realidad fue una encerrona que le costó la vida. Los dos presuntos agresores fueron sorprendidos y detenidos por una policía nacional que estaba fuera de servicio y presenció el crimen. Alertó a sus compañeros y tras forcejear con uno de los agresores y controlar la situación llegaron otros policías y los dos implicados fueron detenidos. Los dos apresados se encuentran en la Comisaría Provincial, donde se han acogido a su derecho a no declarar ante la Policía y lo harán mañana en el juzgado de guardia de Alicante.

Aunque la detenida llevaba una silla de ruedas en el momento de la agresión mortal, fue vista de pie durante el crimen, por lo que los investigadores barajan que no tiene una incapacidad grave que le impida andar. De hecho, un amigo de la víctima reconoció ayer a este diario que el fallecido le contó que la detenida simulaba estar incapacitada para poder cobrar una importante indemnización por un accidente.

La víctima fue agredida con un destornillador que fue intervenido por la Policía Nacional y no se pudo hacer nada por salvarle la vida. Tenía puñaladas en el cuello y en el pecho, por lo que perdió mucha sangre y falleció.


Móvil del crimen

Los agentes del Grupo de Delincuencia Violenta de la Brigada de Policía Judicial y de la Brigada de Policía Científica se encargan de las pesquisas. Un amigo de la víctima aseguró ayer a este diario que el matrimonio entre la víctima y la presunta agresora fue de conveniencia, según le contó José Luis, pero no se explica el motivo de la agresión porque él cobraba una exigua pensión.

Este era el cuarto matrimonio de la detenida, mientras que el fallecido perdió a su mujer hace varios meses, según indicaron fuentes cercanas al caso.

La agresión se produjo sobre las diez y media de la noche de ayer en un aparcamiento de tierra de la calle Sol Naciente, en la Albufereta. Allí se habían citado los ahora detenidos y la víctima y todo apunta a que tenían planeado matar a José Luis. Portaban guantes y gorras y en el momento de la brutal agresión fueron descubierto desde lo alto del acantilado por una agente de la Brigada Provincial de Policía Científica que estaba de paseo por la avenida de Villajoyosa. Al escuchar los gritos y ver la agresión comenzó a correr hacia el punto del suceso mientras llamaba a la sala del 091 de la Policía Nacional, indicándoles a sus compañeros el lugar exacto. La funcionaria gritó a los agresores mientras se dirigía hacia el lugar para auxiliar a la víctima con el fin de que depusieran su actitud.

Una vez bajó al aparcamiento se encontró a los dos presuntos homicidas agrediendo a la víctima con un destornillador en el cuello y el pecho de la víctima. La policía comenzó un forcejeo con el varón y evitó que continuara el apuñalamiento. Una vez tuvo controlados a los sospechosos llegaron agentes del Grupo de Motos de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana, quienes colaboraron en la detención de los presuntos asesinos. Ambos fueron detenidos y trasladados a los calabozos de la Comisaría Provincial.

La víctima estaba tendida en el suelo entre dos vehículos sin signos de vida y con diversas heridas en el cuello y pecho, de las que brotaba abundante sangre.

Vehículos inspeccionados

En el lugar había dos furgonetas que fueron trasladadas a la Comisaría Provincial. Una era la usada por los detenidos que fue inspeccionada minuciosamente ayer por la mañana por agentes de la Brigada Provincial de Policía Científica. La otra era de un amigo de la víctima, que se la prestó para desplazarse a Alicante desde Guardamar, donde vivía el fallecido, y casualmente se enteró de la muerte de su conocido cuando acudió ayer con una amiga a renovarse el DNI en la Comisaría Provincial. En la furgoneta del hombre detenido había muchas herramientas –entre ellas varios destornilladores–, ropa y otros enseres.

La puerta trasera de la furgoneta de los arrestados se encontraba abierta, por lo que la Policía no descarta que el objetivo de los agresores fuera meter dentro el cadáver, ya que además guardaban una manta en el maletero.

Al lugar del crimen se desplazaron efectivos de las brigadas de Seguridad Ciudadana, Policía Científica y Policía Judicial, así como una forense y el juez de guardia, que autorizó la pasada madrugada el levantamiento del cadáver y ordenó su traslado al Instituto de Medicina Legal, donde ayer por la mañana se le practicó la autopsia.

Los restos de sangre aún se podían observar ayer por la mañana en el aparcamiento de tierra donde se produjo la agresión mortal. Varios vecinos consultados por este diario indicaron que no vieron nada ni escucharon los gritos de la víctima. A última hora de la mañana se personaron en la escena del crimen los especialistas de la Policía Científica para continuar con la inspección iniciada tras el crimen.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas