14 de mayo de 2018
14.05.2018

«Llevaba unos días diciendo que haría algo fuerte»

Amigos del supuesto asesino aseguran que apenas unos días antes del suceso les sugirió que pensaba suicidarse

14.05.2018 | 00:07
Huellas de sangre en el rellano.

El barrio valenciano de Benimàmet amaneció ayer conmocionado: durante la madrugada un joven vecino mató a puñaladas a su madre e hirió de gravedad a su padrastro. Todo sucedió en el primer piso de la calle Gavarda número 14.

Precisamente alrededor de la 01.00 horas un vecino llegaba a su casa, el mismo bloque de pisos donde ocurrió todo, y tal como aseguró a este periódico, se encontró con el presunto parricida, Iván R. C., y el hermano mayor de este, Héctor, en la puerta del edificio. Mientras Iván tenía un aspecto «conmocionado, como si no fuera consciente de lo que acababa de hacer», Héctor exclamó «¡Es que son muchos problemas!».

Según contó este mismo vecino, en la familia se producían algunas discusiones, «pero nada fuera de lo común y ni mucho menos que hiciera pensar que fuera a ocurrir algo así».

Otro joven, compañero del colegio Ave María donde estudió el detenido, señaló que desde hace un tiempo este «no quedaba con sus amigos e iba casi siempre solo por la calle y con la mirada perdida». Además, explicó que apenas unos días antes de que tuviera lugar el crimen había dicho a algunos conocidos que «iba a hacer algo muy fuerte», aunque «por lo que decía creímos que era que pensaba suicidarse».

Este mismo testigo aseguró que en la familia «había algunos problemas. Iván se quejaba de la relación con su madre y de que no le gustaba su pareja actual», Juanjo, quien al cierre de esta edición permanecía en estado muy grave en el Hospital La Fe.

En un bar cercano a la vivienda no daban crédito a lo sucedido «pero si ese mismo día por la tarde Mari Carmen y Juanjo habían estado aquí merendando y estaban muy animados», dijo impresionada una de las clientas del local.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook