30 de octubre de 2017
30.10.2017
Alicante, Elche y Rojales

La Policía Nacional desarticula la banda que reventó cajeros automáticos con explosivos en la provincia de Alicante

2 mujeres apresadas por la Policía Nacional quedaron en libertad tras declarar en Comisaría - Vinculan al grupo con el tráfico de drogas e intervienen material para cometer los robos en registros domiciliarios

30.10.2017 | 09:20
La Policía Nacional desarticula la banda que reventó cajeros automáticos con explosivos en la provincia de Alicante
La Policía Nacional desarticula la banda que reventó cajeros automáticos con explosivos en la provincia de Alicante

El juzgado de guardia de Elche acordó el pasado fin de semana el ingreso en prisión de tres de los cinco detenidos en una operación realizada por la Policía Nacional en Santa Pola y El Altet para desarticular la banda organizada que estaba especializada en desvalijar cajeros automáticos con explosivos y a la que se imputan los robos cometidos en entidades bancarias de Elche, Alicante y Rojales desde el pasado verano, aunque se investiga su participación en tres asaltos más. Las otras dos personas detenidas son mujeres que prestaron declaración en dependencias policiales y quedaron en libertad con cargos.

Los arrestos realizados por la Brigada Provincial de Policía Judicial de Alicante se llevaron a cabo la semana pasada tras reventar con explosivos un cajero automático en una sucursal bancaria de Elche, donde no lograron apoderarse del dinero. Además de los robos la Policía Nacional también vincula a la banda con el tráfico de drogas a mediana escala, aunque no han sido acusados formalmente por este delito.

La banda desarticulada solía estudiar detenidamente las sucursales durante los días anteriores al robo, así como las posibles vías de huida. Adoptaban muchas medidas de seguridad y empleaban placas de matrícula falsas cuando asaltaban los cajeros automáticos para dificultar la labor de identificación.

Los ladrones forzaban la ranura de salida de efectivo de los cajeros automáticos y a continuación introducían un artefacto explosivo en dicho dispositivo. Para detonar el explosivo utilizaban energía eléctrica aportada a través de un cable conectado a una batería y una vez reventado el cajero se apoderaban del dinero. Para consumar este tipo de robo hay que ser un especialista en el manejo de explosivos, según la Policía.

Los robos cometidos por la banda fueron cometidos desde principios de agosto en Alicante, Rojales y Elche y se calcula que han robado más de 10.000 euros. El primero de ellos fue cometido a principios del mes de agosto y en dos de los asaltos no llegaron a acceder a la caja del dinero de los cajeros por lo que los delitos fueron en grado de tentativa.

Los implicados tenían repartidas sus funciones dentro de la organización. Tres eran los autores materiales de los robos, aunque uno se dedicaba a preparar los explosivos y otro a estudiar los objetivos y las posibles vías de escape. Además, presuntamente se dedicaban a traficar con marihuana y hachís a mediana escala en Murcia, Alicante y Valencia, según informó ayer la Comisaría Provincial.

Las explosiones que se producían en los cajeros para lograr el acceso a la caja con el efectivo provocaban numerosos daños en las sucursales bancarias y fachadas colindantes, siendo el valor de los daños muy superior al de los efectos sustraídos.

Tras meses de investigación y a raíz del robo cometido el día 23 de agosto en un cajero automático de una entidad bancaria de la Playa de San Juan de Alicante, los agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Alicante identificaron a los autores, imputándoles otros dos hechos de similares características cometidos en Rojales y Elche, quedando tres más en fase de investigación.

El pasado día 25 de octubre los investigadores localizaron y detuvieron a tres integrantes de la organización, procediendo seguidamente al registro de dos domicilios en Santa Pola y en El Altet, donde los agentes del TEDAX-NRBQ hallaron explosivos y soportes caseros para guardar la pólvora, así como pasamontañas, placas de matrícula robadas, guantes y multitud de herramientas empleadas en la comisión de los robos. Al día siguiente, los policías detuvieron a otras dos personas como integrantes de la organización.

Los cinco responsables del entramado, españoles de entre 20 y 40 años, han sido acusados de robos con fuerza en las cosas, tenencia de explosivos, falsedad documental y pertenencia a organización criminal. Uno de ellos estaba reclamado por fugarse de prisión. Tres de los detenidos, que han estado asistidos por el despacho de abogados de Manuel Lucas y Nicolás Díaz, han ingresado en prisión y las diligencias están abiertas en el juzgado de Instrucción número 3 de Alicante.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine