19 de agosto de 2017
19.08.2017
40 Años

El hombre apuñalado en San Just Desvern

Los Mossos desvinculan, de momento, de los atentados al varón cuyo coche se saltó un control policial

19.08.2017 | 01:23

Los Mossos d'Esquadra desvincularon ayer por el momento el coche queel jueves por la tarde huyó de un control policial a la salida de Barcelona por la Diagonal, en cuyo interior se halló posteriormente una persona muerta con herida de arma blanca, de los ataques terroristas de Barcelona y Cambrils.

Según anunció ayer el jefe de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluis Trapero, los investigadores no han detectado por el momento elementos que vinculen al fallecido y al vehículo, que arrolló a una sargento de la policía catalana, con los miembros de la red terrorista radicada en Alcanar que perpetró ambos atentados.

La hipótesis principal que barajan los investigadores es que el vehículo lo conducía una segunda persona, con el conductor habitual en la parte posterior herido gravemente de arma blanca, y que, al comprobar la presencia del dispositivo antiterrorista, se saltó el control de los Mossos d'Esquadra embistiendo a una sargento, a quien le rompió la pierna.

Pocos metros después, un agente tiroteó al vehículo, que no obstante pudo proseguir con su huida durante unos tres kilómetros, hasta llegar a la altura del edificio Walden de Sant Just Desvern (Barcelona).

Según la investigación, el conductor del vehículo se dio a la fuga tras abandonar el turismo, con su propietario gravemente herido en los asientos posteriores. Cuando los agentes llegaron al lugar comprobaron que había una persona en su interior, si bien, ante la amenaza terrorista adoptaron todas las medidas de precaución, por el temor a que les estuviera esperando para atacarles.

Finalmente, los agentes comprobaron que el hombre, de nacionalidad española y sin antecedentes, había fallecido. Pese a que un momento pensaron que la causa de la muerte eran los disparos de los Mossos, la autopsia determinó que había muerto por las lesiones con arma blanca.

El hombre, de unos 35 años, había trabajado como cooperante en varios países y actualmente trabajaba en la localidad de Vilafranca del Penedés.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook