09 de junio de 2015
09.06.2015

Suspenden un juicio por explotación laboral y secuestro al fallar la videoconferencia

El juicio ya tuvo que ser suspendido por otro motivo a mediados de mayo y tendría que repetirse desde el inicio si no se reanuda antes del próximo 15 de junio, según se establece en la ley

09.06.2015 | 19:49

Un tribunal se ha visto obligado a suspender hoy un juicio por el supuesto secuestro y explotación laboral de una inmigrante de Guinea Ecuatorial, debido a los fallos en la conexión por videoconferencia a través de la que debía declarar la víctima, según han informado fuentes judiciales.

La decisión ha sido adoptada a instancias de la Fiscalía y las demás partes personadas en el procedimiento ante la imposibilidad de llevar a cabo el interrogatorio, ya que la imagen se quedaba congelada y el sonido tampoco era bueno.

La sección tercera de la Audiencia ha remitido un escrito a la Conselleria de Justicia, responsable de la dotación de personal y los medios materiales en los órganos judiciales de la Comunitat Valenciana, para informarle de lo ocurrido y reclamar que las incidencias del sistema no vuelvan a repetirse.

El juicio ya tuvo que ser suspendido por otro motivo a mediados del pasado mes de mayo y tendría que repetirse desde el inicio si no se reanuda antes del próximo 15 de junio, según se establece en la ley.

En este proceso se encuentra acusada una pareja de origen ecuatoguineano para la que la Fiscalía solicita provisionalmente penas de entre 7 y 14 años de cárcel por delitos de detención ilegal, contra los derechos de los trabajadores y contra la integridad moral.

El Ministerio Público sostiene que el matrimonio engañó a una compatriota a la que tenían contratada en un salón de belleza en su país para que viniera a España con la promesa de pagarle 1.200 euros mensuales por cuidar de sus hijos pequeños.

Según se recoge en el escrito de acusación de esta parte, una vez aquí, los procesados le obligaron a trabajar sin descanso en tareas domésticas y la trataron como a una esclava, con constantes insultos y humillaciones.

Presuntamente la dejaban de comer algunos días, le retiraron el pasaporte y la tuvieron encerrada en una vivienda sin permitirle contacto alguno con el exterior.

Sin embargo, la víctima logró escapar cuando uno de los acusados la acompañaba al aeropuerto con la intención de enviarla de nuevo, a la fuerza, a Guinea Ecuatorial.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook