14 de abril de 2015
14.04.2015

Absueltos dos acusados de la violación de dos mujeres en Elche y Benejúzar

La sala pone en duda la credibilidad de las víctimas al considerar incongruentes y contradictorios sus testimonios

13.04.2015 | 23:52

La Audiencia de Alicante ha absuelto a dos acusados de haber violado a dos mujeres en Elche y en Benejúzar respectivamente, según las sentencias a las que ayer tuvo acceso este diario. En el primer caso, la víctima era una conocida; y en el segundo era la pareja del acusado. En ambas sentencias, la sala ha visto incongruente y contradictorio el relato de los hechos que hicieron las víctimas y sin que haya hechos objetivos que respalden sus acusaciones. Los dos acusados se enfrentaban a una petición de pena que superaba los quince años de prisión.

En los hechos denunciados en Elche en mayo de 2012, la víctima dijo que el acusado la condujo meses atrás a un lugar próximo al Parque de los Patos donde, tras cerrar los pestillos del coche, la obligó a mantener relaciones sexuales con ella por la fuerza. Las manifestaciones de la víctima «adolecen de incongruencia, incoherencia y carencia de concreción en cuanto al momento y lugar en que supuestamente se produjo el ataque sexual que describe», dice el fallo. Los jueces, además de las contradicciones, valoran la falta de datos objetivos que corroboren su versión, así como el hecho de que los informes forenses señalaban que el himen de la mujer no presentaba desgarros.

El caso de Benejúzar se denunció el 13 de octubre de 2012 después de que acusado y víctima hubieran finalizado su relación sentimental. La mujer denunció reiteradas conductas de violencia psíquica y física sobre ella y que en la había violado en mayo de ese año después de que ella se hubiera negado a mantener relaciones sexuales con él.

La sala señala que «resulta sospechoso que la denunciante tan sólo se decidiera a denunciar los graves hechos que refiere al enterarse de que había sido denunciada por el acusado». El fallo dice que el relato de la víctima sobre la violación «resulta incoherente en su desarrollo lógico, pues parece absurdo que el varón la arranque la ropa de calle para luego pedirle que se ponga el pijama», al tiempo que dice que es «vago» y «genérico».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook