22 de mayo de 2013
22.05.2013

Guardias civiles alertan en la provincia sobre la burundanga, la "droga de la voluntad"

La Asociación Nueva Coproper pide medidas preventivas para que no se generalice la utilización de la escopolamina, que anula la voluntad de víctimas de robos y abusos. Aseguran que han denunciado tres casos en Albatera, Torrevieja y Elche

22.05.2013 | 17:30
Una de las plantas de la que se obtiene la burundanga.

­La provincia de Alicante no suele ser ajena a ninguna de las modalidades delictivas que van surgiendo. El uso de la escopolamina o burundanga, conocida también como la «droga de la voluntad», se ha detectado recientemente en varios casos de robos en la Vega Baja y Bajo Vinalopó. Las víctimas pierden la conciencia de lo que hacen y cuando pasan los efectos de esta droga no recuerdan nada de lo que han hecho o si lo hacen es con bastante confusión.

La Asociación Nueva Coproper (ANC), que agrupa a más de medio millar de guardias civiles de la provincia, ha alertado de este peligro y reclama a las autoridades que adopten medidas de prevención para evitar que se generalice la utilización de esta droga en Alicante.

Además de ser empleada para cometer robos de dinero, joyas y cualquier efecto de valor, la burundanga también se utiliza en mayor medida para cometer agresiones sexuales, grabar vídeos íntimos o comprometedores que se difunden por Internet.

Esta sustancia, que es un depresor del sistema nervioso central y se obtiene de la belladona y de otras plantas, se puede adquirir con facilidad y a un precio asequible a través de Internet, donde algunos vendedores advierten, para curarse en salud, que su uso está prohibido para cometer «actos vandálicos».

Bien en polvo o en líquido, el efecto de la burundanga sobre una persona es inmediato y anula la voluntad de la víctima y durante dos horas aproximadamente pierde la memoria. Cualquiera que la ingiera mezclada con una bebida o inhalada muestra una actitud complaciente y su estado es de pasividad total, por lo que queda a merced de las intenciones que tengan los que se la han administrado.

También existe un uso medicinal, aunque siempre en dosis pequeñas. Así, se utiliza como analgésico y como sedante con enfermos de Parkinson.

En la ciudad de Alicante no se han registrado casos de robos con la ayuda de la burundanga, pero sí de abusos sexuales a jóvenes. Uno de los robos denunciados en la provincia a la Guardia Civil donde se presupone que se ha podido emplear la escopolamina o burundanga ocurrió el pasado mes de abril en Albatera. Por las características del robo parece una variedad del timo de la estampita o tocomocho, pero la declaración de la víctima induce a pensar que pudo inhalar esta droga porque se sintió desorientada y no era plenamente consciente de lo sucedido. Lo cierto es que le robaron las joyas y 7.000 euros.

La denunciante fue una mujer septuagenaria que explicó que fue abordada por un joven que parecía deficiente y tras preguntarle por un determinado colegio le enseñó una bolsa de plástico con mucho dinero en su interior. A continuación entró en escena el «listo», quien se metió en la conversación entre ambos y propuso entregar el dinero a la Guardia Civil. La víctima, que ya debía estar afectada por la burundanga, se montó en un coche en el que iba una tercera persona y en vez de ir al cuartel de la Guardia Civil acabaron en casa de la denunciante, donde le robaron las joyas y le instaron a recoger la cartilla para sacar dinero de su banco. Así lo hicieron y al final lograron un botín de 7.000 euros y las joyas.

Además del robo en Albatera, la Guardia Civil ha recibido al menos dos denuncias más sobre hechos similares cometidos en Torrevieja y en una pedanía de Elche. ANC cree que hay más casos que no se han denunciado por la pérdida de memoria o por vergüenza de la víctima.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook