01 de junio de 2012
01.06.2012

Un incendio obliga a desalojar diez casas y un restaurante en Castell de Guadalest

El fuego calcinó una zona de pino y matorral y llegó a alcanzar la planta baja y el tejado de una vivienda

01.06.2012 | 02:00
Dos bomberos refrescan parte de la superficie forestal que fue calcinada por las llamas.

Un incendio forestal obligó ayer a desalojar diez viviendas y un restaurante en el municipio del Castell de Guadalest, debido a la proximidad de las llamas con la zona en la que se encontraban ubicadas. No en vano, el fuego llegó a alcanzar el jardín, la planta baja y el tejado de una de las casas, aunque por fortuna, al margen de los daños materiales, no hubo que lamentar heridos. Así lo confirmaron fuentes de la Guardia Civil, que ha abierto una investigación para esclarecer las causas por las que se originó el siniestro, que también afectó a una superficie de arbolado y monte bajo y que, al cierre de esta edición, aún no se había dado oficialmente por controlado ni se había podido calcular el perímetro afectado. Fuentes del Centro de Coordinación de Emergencias de la Generalitat, no obstante, rebajaron a cinco el número de viviendas que tuvieron que se evacuadas de forma preventiva.

El fuego se originó alrededor de la una del mediodía en una zona conocida como Clot del Pi, según señalaron a este diario desde el parque comarcal de Bomberos de la Marina Baixa. En él trabajaron diversas dotaciones, tanto aéreas como terrestres, durante buena parte del día. Estas mismas fuentes indicaron que estaba aún por determinar si las llamas se extendieron rápidamente hacia otro perímetro de esta partida rural o si, de lo contrario, podrían haberse producido dos focos distintos, algo que ahora deberá esclarecer la investigación. Lo que sí indicaron es que las llamas estaban prácticamente controladas pasadas las 20 horas, cuando abandonaron la zona los medios aéreos, aunque la previsión era que durante la noche siguieran trabajando varias brigadas, autobombas y medios del Consorcio Provincial de Bomberos para refrescar la zona y poder dar por extinguido el incendio.

Durante toda la jornada, hasta la zona afectada se desplazaron dos helicópteros, una avioneta, dos brigadas de emergencia, dos autobombas y varias dotaciones del parque de Bomberos de Benidorm. Desde el Centro de Emergencias de la Generalitat también señalaron que, debido a la buena evolución de las llamas, dos de los medios aéreos que inicialmente se habían desplazado para sofocar el fuego de Guadalest, se trasladaron unas horas después hasta la Marina Alta para participar en las labores de extinción de otro fuego declarado en la Vall d'Ebo.

Una quema agrícola provoca otro fuego en la Vall d'Ebo
El de la Vall de Guadalest, en la Marina Baixa, no fue el único foco donde el fuego hizo ayer estragos. La Marina Alta también sufrió los efectos de las llamas en otro incendio que se desató ayer en la partida de Tarrenyes, en la Vall d'Ebo, alrededor de las 14.35 horas, cuando numerosos medios se encontraban trabajando en la extinción del de Guadalest. El fuego, según las fuentes consultadas, se originó por una quema agrícola. Comenzó en la Vall d'Ebo, pero también tocó los términos de Castell de Castells y la Vall d'Alcalà. La intervención de medios aéreos fue fundamental para sofocarlo y también para que al cierre de esta edición ya estuviera oficialmente controlado. Ninguna fuente oficial pudo precisar ayer la superficie calcinada, aunque se da por seguro que, cuando se realice el cálculo oficial, el perímetro dañado será importante, ya que a primera hora de la tarde las llamas avanzaron rápidamente por bancales agrícolas abandonados y por una zona de montaña. Para su extinción se movilizaron ocho medios aéreos, tres autobombas, otras tantas brigadas y bomberos del Consorcio Provincial, según indicaron fuentes oficiales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas