15 de julio de 2020
15.07.2020
Información
Estudio

España podría reducir a la mitad sus habitantes en 2100

Un estudio prevé que la población mundial no alcanzará los 10.000 millones en este siglo

15.07.2020 | 08:32
Para mantener "los niveles actuales y el crecimiento económico" son clave las "políticas migratorias abiertas".

La población de España e Italia podría reducirse más de un 50 % a final de este siglo, cuando ambos países también podrían retroceder en la lista de potencias económicas globales, al caer de los puestos decimotercero y noveno de 2017 hasta el vigésimoctavo y vigésimoquinto en 2100, respectivamente.

Así lo indica un estudio elaborado por el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, que ofrece proyecciones globales, regionales y nacionales sobre economía, población, mortalidad, fertilidad y migración en 195 países.

En general, el informe, publicado hoy por la revista The Lancet, prevé que la población mundial alcanzará un pico de unos 9.700 millones en 2064, pero caerá hasta los 8.800 millones a finales de siglo, un descenso que será de más del 50 % en hasta 23 países, entre ellos Japón, Tailandia, Italia y España.

En la gran mayoría de países analizados, 183 de 195, la Tasa Total de Fertilidad (TTF) se situará en unos niveles que no permitirán mantener el tamaño de sus poblaciones, a menos que se apliquen "políticas liberales de inmigración", advierte el estudio.

En este contexto, India y China sufrirían grandes descensos en el segmento de personas en edad de trabajar, lo que frenaría su crecimiento económico y provocaría cambios en los equilibrios de poder globales.

Aunque los expertos pronostican que China sustituirá en 2035 a Estados Unidos como la mayor economía mundial en términos de producto interior bruto (PIB), podría experimentar un "rápido" declive demográfico a partir de 2050, con una reducción del 1 % en su fuerza laboral, desde los 950 millones en 2017 a 357 millones en 2100.

Así, la potencia norteamericana regresaría al primer puesto hacia 2098, siempre y cuando, precisan, la inmigración siga nutriendo su fuerza laboral.

Por contra, destacan, India podría ser el único país asiático capaz de proteger su fuerza laboral, a pesar de que la población trabajadora caería desde los 762 millones de 2017 a los 578 en 2100, lo que situaría su PIB en el puesto tercero, desde el séptimo de hace tres años.

En Europa, Reino Unido, Alemania y Francia se mantendrían dentro del "top diez" a final del siglo, mientras que Italia y España caerían al vigésimoquinto y vigésimoctavo, después de que sus poblaciones pasasen de un pico de 61 millones en 2014 y 46 millones en 2017, respectivamente, a mínimos de 30,5 y 23 millones en 2100.

Asimismo, el aumento de las poblaciones en los países del África Sub-Sahariana reforzaría el poder de esta región en materia geopolítica global, con una posición especialmente dominante para Nigeria.

Las proyecciones de los autores para este país indican que será el único entre los diez más poblados del mundo que aumentará su fuerza laboral, al pasar de 86 millones de 2017 a 458 en 2100, un aumento que auparía su PIB hasta el puesto noveno, cuatro más que hace tres años.

"El continuo crecimiento de la población durante el siglo ya no es la trayectoria más probable. Este estudio ofrece a Gobiernos de todos los países una oportunidad para que comiencen a repensar sus políticas en inmigración, fuerza laboral y desarrollo económico para afrontar los retos que presentan los cambios demográficos", explica en un comunicado el director del IHME, Christopher Murray.

Los autores recuerdan que para aquellos países con altos ingresos y con tasas de fertilidad incapaces de compensar la pérdida de población, la "mejor solución" para mantener "los niveles actuales, el crecimiento económico y seguridad geopolítica" pasa por la aplicación de "políticas migratorias abiertas".

Sus "políticas sociales", agregan, también deben servir para "apoyar a las familias" para que tengan el "número de hijos deseado".

"No obstante, existe un peligro muy real de que, ante la disminución de la población, algunos países podrían considerar políticas que restrinjan el acceso a los servicios de salud reproductiva, con consecuencias potencialmente devastadoras. Es imperativo que la libertad y los derechos de las mujeres estén a la cabeza de la agenda de desarrollo de cada Gobierno", concluye Murray.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook