11 de mayo de 2020
11.05.2020
Información
Estado de alarma

El cardenal Cañizares abre la basílica de Valencia y causa aglomeraciones

La Delegación del Gobierno estudia si denunciará al arzobispado tras el informe de la Policía Local

11.05.2020 | 13:22
El cardenal Cañizares abre la basílica de Valencia y causa aglomeraciones
El cardenal Cañizares abre la basílica de Valencia y causa aglomeraciones
El cardenal Cañizares abre la basílica de Valencia y causa aglomeraciones

La devoción que despierta la Mare de Déu dels Desemparats traspasa los límites religiosos. Y es que hay muchos seguidores que, sin ser fervientes católicos ni personas «de Iglesia», sienten pasión por la patrona de Valencia. Ayer, unos y otros, tanto los que se declaran religiosos como los que solo pasan por el templo para rezarle a la Geperudeta (o hablar con ella) tenían claro que no la iban a ver, que eso solo sería posible a través de la pantalla ya que el Arzobispado de Valencia lo había dejado muy claro. Misa sin fieles, un año sin el tradicional traslado que reúne a miles de personas y sin la procesión, con actos online y fervor desde los balcones y ventanas engalanados para la ocasión. Ese era el plan. Pero ayer se fue al traste.

Y es que tras finalizar la misa a puerta cerrada, los responsables de la Basílica sacaron la imagen peregrina de la Mare de Déu dels Desemparats a la puerta del templo. Y así, sin pisar la calle, la Geperudeta se mostró a un público que merodeaba por la plaza y agradeció el momento ya que apenas fueron unos minutos donde los devotos le cantaron el himno y le lanzaron unas «salves». Y otra vez para dentro. Esa puerta se cerró, pero se abrió justo la de al lado.

Eran las 11 horas y el templo podía abrir ya que el decreto del estado de alarma sí permite abrir los centros para el rezo, unas horas al día, cumpliendo con las estrictas medidas de seguridad. Y los fieles, que ya se habían hecho a la idea de no poder ver a la Virgen cambiaron de idea ante la posibilidad de poder hacerlo. La voz corrió como la pólvora y a las 12 horas, Levante-EMV pudo constatar un trajín de gente entrando y saliendo de la Basílica. Había personas con mascarilla y también sin ella. Lo mismo con los guantes y con la distancia de seguridad. Eso sí, un sacerdote le «recordaba» a los fieles que debían entrar con mascarilla, aunque no impedía el paso.

Las patrullas de la Policía Local destinadas a la plaza de la Virgen comprobaron el trasiego de fieles entrando y saliendo del centro y avisaron al Cuerpo Nacional de Policía, que envió una patrulla al lugar. Los agentes no realizaron intervención alguna al entender que ya la había hecho la policía local y salieron del templo mientras los fieles mostraban su fervor al grito de «Visca la Mare de Déu» a su paso.

Algunos devotos se sorprendieron de la visita de los agentes. «No sabíamos que se podía visitar a la Virgen hoy y en cuanto nos hemos enterado hemos venido. No hacemos mal a nadie, es la patrona y es emocionante verla en su día. Siempre venimos a la misa descoberta y al traslado », explica Pilar García.

A su lado, otra familia se organizaba para más tarde. «Ahora hay mucha gente, nos acercamos esta tarde con mi sobrina y así le presentamos al bebé y luego a merendar», proponían. Y es que el templo, como marca el horario de rezo, se cerró a las 13 horas y volvió a abrir de 17 a 19 horas, con un trasiego similar ya que muchos aprovecharon ese horario para visitar a la patrona.

Informe de la Policía Local

La Policía Local de València prepara ya un informe que presentará ante la Delegación del Gobierno, que es quien estudiará si sanciona o no a la Basílica o al Arzobispado por incumplir el artículo 12 del decreto de estado de alarma que es el que regula cómo se debe realizar la apertura de los templos para el rezo y qué medidas se deben cumplir en la fase 0.

El concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano, calificó ayer de «irresponsable» al arzobispado porque «no debe llamar a las aglomeraciones y el espectáculo es lamentable. Ha sido una falta de responsabilidad porque la Iglesia no está por encima del resto».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook