23 de marzo de 2020
23.03.2020
Información
Crisis del coronavirus

Manual de supervivencia para los confinados con niños por el coronavirus

La paciencia es el denominador común, pero las familias aplican estrategias concretas en función de la edad de los niños y niñas

23.03.2020 | 09:53
Manual de supervivencia para los confinados con niños por el coronavirus

El encierro en casa no está siendo nada fácil. Las familias con hijos lo saben bien. Los niños están programados genéticamente para correr, gritar, ir al parque, jugar con los amigos... El coronavirus los ha recluido y a las madres y los padres les toca sobrevivir y compaginar el encierro con el teletrabajo (en caso de que se pueda). De poco sirven los listados cucos que corren por las redes sociales sobre 'Las diez cosas guais que puedes hacer con críos'. Mucho más práctico es seguir los consejos de las familias que optan por no construir un muro de las lamentaciones sino por aplicar un manual de supervivencia.

Preescolares: barra libre de baile, chocolate y teta

Cuando todo esto termine, y terminará bien como rezan los balcones de medio país, las tesis doctorales sobre cómo sobrevivir X días (que no llegue a las tres cifras, por favor) encerrados en un apartamento serán tendencia. Empecemos por los terribles (¿temibles?) dos, la famosa adoslescencia. Aunque ninguna edad es buena para vivir algo así, hacerlo con un niño de preescolar, tiempo en el que ya no son recién nacidos pero aún cuentas su edad en meses, es una prueba de fuego para la maternidad y la paternidad. La parte positiva es que, una vez superado, todo tiene que ir a mejor. Pensar en ello funciona. Son niños y niñas que ya andan y corren, pero son poco ágiles, por no decir torpes, con lo que cada dos por tres están por el suelo, interrumpiendo con sus llantos esa llamada de trabajo que tanto te había costado concertar. ¿Lo más efectivo para solucionarlo en el mínimo tiempo posible? La teta, sin lugar a dudas. ¡Bendita teta! Después está la cara de circunstancias de aquel compañero de trabajo que te sorprende con el niño de 10, ¿12? kilos adosado al pecho en la enésima videollamada de la jornada, pero cualquier cosa por unos minutos de paz.

Quim Cerrato, de 4 años, ha aprovechado el encierro para empezar la carta a los Reyes. Más allá de la infalible teta, si la criatura ya dejó esa etapa, o jamás pasó

Más allá de la infalible teta, si la criatura ya dejó esa etapa, o jamás pasó por ella, otro recurso testado es boicotear al hermano mayor. No hay nada más desestresante que derribar aquella construcción que su hermano pasó horas levantando o patear ese rompecabezas que empezaba a tomar forma. Si tampoco se tienen hermanos a los que fastidiar, existen alternativas. Vaciar librerías y estanterías de discos y libros y sembrar de cultura todo el salón les puede tener entretenidos durante un buen rato. Rato y medio, en función de la densidad de la librería en cuestión.

Sin dejar de rozar la delincuencia de baja intensidad, una alternativa para que los preescolares dejen de aporrear literalmente la puerta pidiendo calle, es meterles en la cocina y dejarles hacer cosas normalmente prohibidas. Efectivamente, comer chocolate. Las manualidades que circulan por Pinterest son ideales si se dispone de tiempo (es decir, papá y mamá no teletrabajan), un fondo de armario que ni el bazar más actualizado y, sobre todo, un niño superdotado. Un bebé de guardería con suerte sujetará un pincel y, si lo hace, ya puedes sufrir porque lo menos malo que puede pasar es que lo use para redecorar el sofá (otra opción, si no se le tiene demasiado apego). Lo que sí funciona es la música. Bailar es un 'win win', ellos disfrutan y tú te desestresas al son de un corro de la patata sorteando cuentos y peluches en el salón (El Petit Pop -no confundir con El Pot Petit, que también- es apuesta segura). Si nada de lo anterior funciona, la solución definitiva: la videollamadas con los añorados abuelos. Su droga.

Mikel Belategui, de 5 años, sabe que al coronavirus se le vence con vacunas.

Infantil: enhorabuena, es la mejor edad

Si tu hijo o hija tiene 5, 6, o 7 años estás de enhorabuena. Te ha tocado la mejor etapa para sufrir el encierro en casa. A esta edad son lo suficientemente pequeños para respetar tu autoridad y hacerte caso y lo suficientemente grandes como para hacerles comprender que estamos en una batalla y que ellos son los héroes. Además, tienen autonomía y pueden estar solos jugando en su habitación varios ratos al día. Los dibujos son imprescindibles. Con lápiz, rotuladores y acuarelas, como los dibujos que nos han mandado varias familias para ilustrar este reportaje. Dile que retrate lo que se le ocurra. Que imagine. Que pinte lo que le gustaría hacer cuando se acabe la batalla contra el Covid-19. Otra idea que no suele fallar son los juegos de construcciones tipo Lego. Cuantas más piezas para montar, mejor. Dile todo el rato lo mayor que es y lo bien que se está portando. Por más que odies el reguetón, ten en cuenta que a esa edad -misterio de la naturaleza o de la sociedad actual- es un género que arrasa entre los chavalillos (por suerte, no entienden bien la letra). No hay parque de bolas o fiesta de cumple infantil que no incluya en su repertorio 'Calma'. Así que repetimos consejo: baila con tu peque y ríete. Él te imitará.

Clara Forés, de ocho años, le ve la parte buena:

Como en todas las edades, es importante mantener rutinas. Levantarse a la misma hora, desayunar, recoger la mesa y la casa. Hay que lavarse los dientes, quitarse el pijama y ponerse ropa de casa (ellos solos). Si sabes inglés, háblale en inglés. A ti no te cuesta nada y a ellos les divierte. Otro truco, déjale hacer cosas que le gustan. ¿Se quiere pintar las uñas? Perfecto. Que lo haga y de mil colores.

No le prives de sus amigos. Haz videollamadas con sus compañeros de clase. O mensajes de voz. Que escuchen y vean a sus colegas. Que los sientan.

Y sí, admitámoslo, otro truco que nunca -pero nunca- falla son las pantallas. Netflix, Filmin y otras plataformas tienen un catálogo inabarcable. ¿Es demasiado un par de películas al día? ¿Tres? Quizá, pero mira el lado positivo, estás convirtiendo a tu hijo en un cinéfilo.

Dibujo de Martina March, de 11 años.

A partir de 8 años: abraza la pantalla, no queda otra

Seguro que tu hijo y tu hija llevan mucho tiempo pidiéndote tu móvil para jugar. O el iPad. Incluso, el ordenador. Ha llegado la hora. Y todo se lo debes al coronavirus. Mamás, papas: abrazad la tecnología. Pero hacedlo con sentido común. Si tu chaval tiene 8 años y es adicto al judo, fútbol, natación y tenis ha llegado la hora de que le dejes usar más tiempo de lo habitual una consola. La Wii es ideal. Comprobado científicamente: se moverá tanto que acabará sudando.

Saca tiempo de debajo de las piedras para que el cierre escolar no le afecte académicamente. Eso también servirá de sana rutina. Dile que ya mayor y que tiene hacerse responsables de las tareas que mandan digitalmente los profesores. Insiste en la importancia. Te dirá que pasa. No te des vencido. Recuerda que las familias no son una dictadura, pero tampoco una democracia.

No todo va a ser pantallas y/o aburrimiento. Pídele que haga la comida contigo. Y no solo bizcochos y tortitas con nata. Ha llegado la hora de que sepa meter unos muslos de pollo en la olla y unas verduras para hacer sopa. El coronavirus es la oportunidad para que tu hijo de 11 años dé el salto a la madurez.

Dibujo de Laia Julve, 6 años, quien tiene muy claro que todo irá bien.

Adolescentes: capítulo aparte, ya estaban confinados

La adolescente se acerca con cara de indiferencia. Son las 22.00. Por el horario establecido en el hogar confinado (cinco personas de 4, 11, 13, 45 y 48 años), es el momento en el que debe entregar sus armas tecnológicas, que quedan custodiadas hasta la mañana siguiente. Con la desgana del preso que entrega su ropa al ingresar en la cárcel por vigésima vez, la adolescente deja el ipad sobre la mesa del comedor, en la que también coloca el móvil, boca abajo. Pero su hermano preadolescente (ella es la de 13, él el de 11) la denuncia: no es el móvil, es solo la carcasa. El móvil se lo llevaba escondido a su habitación. Descubierta, combina la sonrisa del pillo con insultos a su hermano y un rechazo general a la familia: "Sois horrorosos". Y se va a su cuarto.

El de la carcasa no es su mejor truco: a menudo emplea el de acercarse a la mesa, levantar el móvil de su madre y volver a dejarlo para que parezca que abandona el suyo. En sus días más hábiles ha logrado esconder el ipad. La adolescente pasa la mayor parte del día en su cuarto, en un confinamiento dentro del confinamiento. Pero antes de la crisis vírica ya lo hacía durante el fin de semana. Se encierra y estudia más horas que los opositores de notarías, o por lo menos asegura que dedica todo su tiempo a eso. Es cierto que a veces se le escapan comentarios sobre la última serie que ha visto.

Tomàs Forés, de 5 años, tiene claro lo primero que hará cuando pueda salir: ¡ir en bici!


No nos engañemos, enterremos el tópico que ha corrido estos días por las redes sociales, repletas de gente que se estremecía por tener que encerrarse con sus hijos en edad problemática: la adolescente es la que mejor lleva el confinamiento porque como siempre vive en conflicto, no le viene de uno, está mucho más preparada que el resto. Ella lo verbaliza de otra forma: "Para vosotros esto es distinto, para mí menos: yo siempre tengo problemas".

Entrando en su habitación, tiene tiempo de lanzar un comentario sobre su hermano, que hace deberes en contacto con compañeros de clase, vía 'hangouts': "Está copiando". Es la que menos necesidad tiene de vestirse para sentir que hace algo. Y duerme mejor que de ordinario. De hecho, está menos enfadada que en sus jornadas previas al coronavirus. No quiere que nadie hable de ella en un artículo y dedica una parte del día al tik tok. ¿Cuánto tiempo? "No quiero hablar contigo de esto". La adolescente y el preadolescente se han acostumbrado con rapidez a la escuela on line, y están visiblemente contentos por que, ahora sí, toda la familia almuerza y cena junta. "Pero no lo pongas, no quiero salir", proclama ella, dura y distante.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook