30 de noviembre de 2018
30.11.2018

Difamar en Facebook no sale gratis

Dos vecinos de Gandia se han visto obligados a retractarse ante un juez tras acusar a un concejal, a través de las redes sociales, de llamar "muerto de hambre" a un joven en la calle

30.11.2018 | 20:11
Capturas de los mensajes de Facebook difundidos

Las llamadas Fake News y las publicaciones falsas en redes sociales se están convirtiendo en una práctica más extendida de lo deseable. En ocasiones, estos mensajes buscan hacer daño a la persona o colectivo al que van referidos. Es lo que le ha ocurrido al concejal de Contratación y portavoz del gobierno de Gandia, José Manuel Prieto, que se ha visto obligado a recurrir a la justicia para frenar acciones como esta.
Hace unos meses descubría publicaciones de dos vecinos de la ciudad que le acusaban de haber llamado «muerto de hambre» a un supuesto joven que, estando él sentado en la terraza de un bar, tropezó con su silla. Esa historia, para más escarnio del edil, empezó a correr como la pólvora a través de las redes sociales. Los mensajes incluían, además, la foto de Prieto para que quedara claro a quién se referían.

«Este impresentable es el que estaba sentado en una terraza, pasó mi hijo por su lado, sin querer tropezó con el impresentable del concejal y este impresentable que supuestamente representa por desgracia la ciudadanía de Gandia le contesta a mi hijo: 'Tira fuera de aquí muerto de hambre pobre'». De este manera literal se despachaba una de las dos personas que empezó a hacer correr el bulo. En el mismo mensaje llegaba a llamar «esperpento de persona» y «más falso que un euro de plástico» al concejal, para apostillar que «sus padres no le habrán dado la educación adecuada», por lo que, a su mensaje falso, sumaba también insultos.

El segundo de los vecinos lanzó, a través de la misma red social, una publicación en el que repetía la historia de la terraza del bar y pedía que «su foto corra por toda España». Estas dos publicaciones, para mayor gravedad, fueron compartidas más de 400 veces por los usuarios de Facebook.

El asunto llegó a conocimiento de Prieto, que, como es lógico, negó que aquella situación hubiera ocurrido. Pero su acción no solo quedó ahí, sino que interpuso una denuncia por delito de injurias «en defensa de mi honor», señalaba. «Me decanté por la denuncia y no por la querella penal porque esto les hubiera costado dinero en abogados a los demandados y esa no era mi intención. Yo lo que quería es que el asunto se solucionara en un acto de conciliación», como así fue.

Injurias y disculpas

El pasado miércoles tuvo lugar el encuentro del concejal con estos dos vecinos. Ambos reconocieron la injuria y pidieron disculpas a Prieto por difundir estos mensajes lesivos contra su imagen. Además, se comprometieron ante el juez a publicar una rectificación en sus mismos muros de Facebook, algo que, al menos uno de ellos, ya ha hecho, como ayer pudo comprobar este periódico. De no haberse retractado, la denuncia habría pasado a la vía penal. «Sé que esa publicación no va a ser compartida tantas veces como el mensaje en el que me injuriaban», reconocía el edil.

Prieto señaba que con esta denuncia «pretendo fijar un límite, que la gente sepa que no todo vale. Espero que no vuelva a ocurrir». El concejal socialista explicó que era la primera vez que le pasaba algo así y que no conocía de manera directa a las dos personas que le difamaron.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook