02 de octubre de 2018
02.10.2018
Datos

El porcentaje de mujeres directivas se congela en España en el 27 % en 2018

Un informe sitúa a España en el puesto 23 de los más avanzados en liderazgo femenino

02.10.2018 | 15:00

El número de mujeres directivas en España se ha congelado en 2018 en el 27 %, el mismo dato que en 2017, con lo que se pone freno al lento avance registrado en los últimos siete años.

No obstante, el porcentaje de empresas que no tienen ninguna mujer al mando se ha reducido del 22 al 20 %.

Estas son las dos principales conclusiones del informe de Grant Thornton 'Women in Business: ¿cumplir o liderar?', presentado este martes en Madrid en el marco de la jornada 'Liderazgo femenino en la empresa española', organizada por Forbes.

Entre los 35 países analizados, el informe sitúa a España en el puesto 23 de los más avanzados en liderazgo femenino y concluye que "en comparación con la evolución europea y global en este tema España no puede considerarse como un rezagado, pero el clima de estancamiento y lenta evolución es claramente preocupante".

En el mundo, la proporción de empresas sin participación de mujeres en la alta dirección ha descendido del 34 al 25 %, mientras que el porcentaje de puestos directivos ocupados por mujeres ha pasado del 25 al 24 % en el último año.

El presidente de Grant Thornton, Alejandro Martínez, ha destacado que el avance de la mujer en puestos directivos registrado en los últimos siete años -5 puntos- no está dando "los resultados esperados".

Por ello, se ha planteado "otros escenarios" de solución, como la posibilidad de introducir cambios legales que obliguen a las empresas porque en ocasiones "la norma va por delante de la sociedad".

En este sentido, la vicepresidenta del Gobierno y ministra de Igualdad, Carmen Calvo, ha defendido que la presencia de mujeres en puestos de liderazgo de las empresas no sea un asunto de "debate", sino una exigencia que vendrá plasmada en la ley de igualdad laboral que ya se ha registrado en el Congreso.

En esta proposición de ley se establece, según ha indicado Calvo, la obligación legal de las empresas a repartir el poder de decisión con las mujeres, para lo cual se dará un periodo transitorio de adaptación.

"España se va a incorporar a los países del mundo que deciden que esto no puede ser un asunto de debate, sino de hechos, de soluciones normales en una sociedad democrática donde la mujeres necesitamos que las respuestas justas sean también respuestas eficientes", ha agregado.

La ley busca además afrontar "de manera global" los problemas de discriminación laboral y la corresponsabilidad de la vida laboral y personal.

La ministra de Igualdad ha remarcado que hay que resolver el problema de la brecha en el salario y ha recordado que España está en una estadística media de discriminación salarial de las mujeres en relación a Europa, de entre el 15 y el 27 %.

Los altos puestos de dirección "no se escapan" de esta brecha, ha indicado Calvo, quien ha indicado que en estos cargos es incluso mayor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook