07 de septiembre de 2018
07.09.2018
Ciencia

El Tíbet ha perdido un 15 por ciento de sus glaciares en medio siglo

El clima en esta zona, con un ecosistema frágil, se está volviendo más cálido y húmedo

07.09.2018 | 20:59
El Tíbet es una de las regiones montañosas más simportantes.

Los glaciares en la meseta Qinghai-Tíbet y las regiones vecinas se han reducido en un 15 por ciento en el último medio siglo, y el terreno congelado de forma permanente un 16 por ciento.

Yao Tandong, científico jefe de la segunda expedición científica integral de China a la meseta Qinghai-Tíbet, dijo en la presentación de resultados que los glaciares que se derriten, como resultado del aumento de las temperaturas, han expandido los lagos y aumentado los flujos de agua en los ríos que se originan en la zona.

El número de lagos de más de un kilómetro cuadrado ha aumentado a 1.236 desde 1.081, dijo.

En los últimos años, el clima en la meseta, con un ecosistema frágil, se está volviendo más cálido y húmedo, con temperaturas que se duplican con respecto al promedio mundial.

Las temperaturas más altas han traído más recursos de agua, pero esto ha roto el equilibrio anterior en la meseta, lo que resulta en desastres más frecuentes, incluidos los colapsos de los glaciares, dijo Yao.

La vegetación en la meseta contribuye con entre 15 y 23 por ciento de los sumideros terrestres de carbono en China, pero el derretimiento del permafrost podría liberar carbono atrapado antes y así empeorar aún más el calentamiento climático, dijo Piao Shilong del Instituto de Investigación de la Meseta Tibetana con CAS.

Mientras tanto, la línea de árboles alpinos ha aumentado en 29 metros en promedio durante el siglo pasado, una señal de mejora de la vegetación en la meseta.

Pero la creciente línea de árboles alpinos podría significar un espacio de crecimiento más pequeño para los arbustos alpinos, lo que aumenta los riesgos de extinción para las especies que viven exclusivamente en las regiones de gran altitud, dijo Piao.

El calentamiento climático también podría afectar el crecimiento de la cebada de las tierras altas, un cultivo importante en la meseta, dijo Piao.

"Es una tarea importante y urgente en el futuro para el sector agrícola local abordar los desafíos del calentamiento climático", dijo, según información de Xinhua citada por la Academia de Ciencias China.

En junio de 2017, China lanzó su segunda expedición científica integral a la meseta Qinghai-Tíbet después de más de 40 años. La expedición, que tendrá una duración de cinco a 10 años, tiene como objetivo estudiar los cambios en el clima, la biodiversidad y el medio ambiente en las últimas décadas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook