17 de enero de 2012
17.01.2012
Consecuencias de la deuda de la Generalitat

El IES Jorge Juan se queda una mañana sin luz por los impagos del Consell

17.01.2012 | 11:25

Los alumnos se han concentrado en el patio del centro para reclamar que se restablezca el suministro

El IES Jorge Juan de Alicante está sin luz desde anoche tras hacerse efectiva la amenaza por parte de Nexus Energía de cortar el suministro eléctrico por el impago de las facturas ocasionado por la deuda del Consell.

La dirección del centro, al que acuden unos 750 alumnos, informó esta mañana a este medio de que había acudido un técnico de la Conselleria para inspeccionar las instalaciones y determinar el origen de un corte de la luz, que se fue anoche a las 23.00 horas.

Un operario de mantenimiento del centro descartaba poco después que se debiera a una avería y afirmaba que era un corte del suministro por impago.

La ausencia de luz ha retrasado unos quince o veinte minutos el inicio de las clases y ha dificultado en algunos casos el desarrollo de las mismas. El problema, apuntan fuentes del centro, vendrá esta tarde si no se soluciona el problema, ya que el turno de tarde no podrá recibir clases sin luz.

Los alumnos se han concentrado de manera espontánea en el patio del instituto en señal de protesta reclamando luz y calefacción.

Cabe recordar que los institutos de Secundaria de la provincia han empezado a recibir las primeras advertencias serias de las compañías de luz y agua por el impago de los correspondientes recibos, desde que el Consell dejó de enviarles el dinero para los gastos de funcionamiento en el mes de mayo del año pasado.

El IES Jorge Juan de Alicante, centro señero en la enseñanza a nivel provincial, ya que en sus comienzos centralizaba la formación por su carácter pionero, fue la semana pasada el primero en recibir una seria amenaza de Iberdrola, hasta el punto de que la Conselleria de Educación se vio obligada a mediar y negociar con la compañía eléctrica para que consienta en aplazar el pago de los recibos por parte de los centros que contratan la luz con esta central.

"El miércoles día 11 llegaron operarios de Iberdrola al instituto para advertir de que iban a cortar la luz y la directora hizo lo imposible, a través de la dirección territorial y de la conselleria en Valencia, hasta conseguir que no lo hicieran", relataba la semana pasada una de las profesoras del centro Jorge Juan.

Poco duró esa "tregua" a la vista del corte de luz vigente desde anoche.

Rescatar datos
A pesar del temporal aplazamiento de este corte de luz, la dirección del Jorge Juan advirtió la semana pasada a los profesores para que salvaguarden toda la información de que dispongan en los ordenadores del centro, ya que eran conscientes de que Nexus estaría en su derecho de cortarles la luz y, en ese caso, peligraban los datos almacenados.

Asimismo algunos de los profesores hicieron saber la situación a los alumnos para que sus padres estuvieran advertidos de un posible corte de luz y, por lo mismo, suspensión puntual de las actividades escolares.

Otros centros de Secundaria se verán en similares circunstancias conforme pasen los días y las compañías de agua y luz no reciban los correspondientes pagos. De hecho, uno de los institutos de Alcoy, el IES Andreu Sempere, se encontró con una seria advertencia a la vuelta de las vacaciones de Navidad, puesto que el día 4 de enero se les cortó puntualmente la luz. "El día 9 nos incorporamos a clase con normalidad y no ha vuelto a saberse nada", indicaron docentes del centro.

El secretario general de los socialistas, Jorge Alarte, exigió la pasada semana a Fabra a través de un comunicado "que pague ya, que dé la cara y que cese en su negligencia, que está quebrando y poniendo en peligro la educación de nuestros escolares". Citó al tiempo "un sin fin de despropósitos, entre los que despuntan que se recortaran en 200 millones el presupuesto para Educación y Empleo, la supresión de centenares de maestros interinos y el impago a las universidades aplazado hasta 2022".

Búsqueda de soluciones
La consellera de Educación informó por su parte de su interés por recibir a los representantes de la patronal de los centros concertados, a quienes también adeuda los gastos de funcionamiento de medio año: 35 millones de euros según los datos que maneja María José Catalá frente a 45 que reclama la concertada bajo la amenaza del cierre de centros.

"Si algún colegio cierra por el impago del Consell nos tendrá enfrente junto a los padres afectados", añadió Alarte. Catalá quiere que la concertada sea "la primera en conocer las soluciones que se van a fijar para que puedan cobrar la deuda cuanto antes", confirmando de esta forma un aplazamiento del posible pago.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook