07 de octubre de 2011
07.10.2011

Casa Mediterráneo acusa a Castedo de boicot

Parrado carga contra la alcaldesa y la responsabiliza de ordenar a la Policía que no prestara servicio al acto

07.10.2011 | 09:30
Aspecto que presentaba ayer el interior de la estación de Murcia, poco después de que el acto inaugural fuese suspendido.

La "excelente" relación entre el Ayuntamiento de Alicante y Casa Mediterráneo, que hace un mes anunciaba con la boca llena la directora de esta institución, se desmoronó ayer pocas horas antes del acto de apertura del festival Marea, evento que ambos han organizado codo con codo. La inauguración, que iba a reunir a la Ministra de Sanidad, Leire Pajín y a la vicepresidenta del Consell, Paula Sánchez de León además de a un centenar de invitados más bajo una proyección de luz y sonido en las obras de la estación de Murcia, terminó por desconvocarse y crear polémica.
Ambas instituciones tienen su versión, pero la voz que más claro se ha expresado ha sido la de Yolanda Parrado, directora de Casa Mediterráneo. Ayer decidió suspender la inauguración por la "deslealtad institucional" de la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo.
En una rueda de prensa convocada de urgencia, relató un maremágnum de contratiempos de última hora recibidos desde el Ayuntamiento que señalaban, sin hacer acusaciones verbales, un complot municipal contra el acto. Entre ellos, hubo una pregunta que no se cansó de repetir: "¿por qué la Policía Municipal recibió por decreto de alcaldía la orden de no dar servicio al acto?", en referencia a la inauguración prevista en las obras de la estación de Murcia.
Según su versión, a las 16.51 horas de ayer recibió una llamada de la Policía Municipal lamentando "con vergüenza" que "no podrían dar servicio al acto" como estaba previsto por "un decreto de alcaldía" firmado ayer que lo prohibía. De ahí la "deslealtad institucional" de la que habló a última hora ante los medios de comunicación, lo que la obligó, según relató, a suspender un acto para el que no podía garantizar la seguridad. Estaban invitadas 100 personas "más el público", y el Ayuntamiento tenía conocimiento de esta celebración desde que se solicitó permiso, el pasado 9 de septiembre, para ocupar la plaza y cortar la fuente a fin de que no impidiera el desarrollo del espectáculo.

Advertencia
El inicio de la polémica está en un escrito de la Gerencia de Urbanismo que Parrado recibió "en un coche que llegó a las dos y media de la tarde" de ayer. El documento advertía de que el edificio en el que estaba previsto el acto estaba en obras y además "carecía de licencia de primera ocupación". Por tanto, "la realización del acto podría derivar responsabilidades", explica y firma en el texto el gerente Enrique Sanus.
Casa Mediterráneo replicó que esa advertencia podría haber sido contestada "si nos hubieran dado más tiempo", ya que "disponemos de estudios privados y públicos que demuestran que hay seguridad suficiente", aseveró Parrado.
De hecho, la responsable del festival reiteró en varas ocasiones que "se han celebrado dos jornadas de puertas abiertas para que la gente conozca las obras en el edificio" sin que haya habido posicionamiento contrario de la Gerencia de Urbanismo. El argumento de Casa Mediterráneo fue, pues, que Urbanismo quiso vetar este acto en concreto.
Para reforzar esta idea, Parrado argumentó que, en el último de los casos, la autorización del evento y por tanto, la asunción de responsabilidades, correspondía a Adif, propietaria del edificio, quien aprobó el acto de inauguración en el interior de la estación el día 4 octubre. "Si les preocupaba la seguridad, que nos hubieran pedido los informes y se hubiera solucionado", apuntó Parrado.

Decreto inexistente
Frente a la dureza de las acusaciones que responsabilizan directamente a Castedo de forzar a Parrado a suspender un acto por impedir contar con la protección policial mínima; fuentes conocedoras del caso consultadas por este periódico contradicen a Casa Mediterráneo. Aseguran que la llamada de la Policía de las 16.51 horas no se produjo y que jamás hubo decreto de alcaldía alguno en ese sentido.
Dichas fuentes aseguran además que la Policía recibió el aviso de suspensión del acto "a través de los propios organizadores". En este sentido, un portavoz de alcaldía quiso resumir la polémica con una sola frase: "Parrado ha confundido una advertencia de Urbanismo sobre la responsabilidad de celebrar el acto con un decreto que no ha existido".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook