17 de septiembre de 2009
17.09.2009
URBANISMO

Castedo planea un pabellón multiusos en el Rico Pérez

La propuesta incluye la demolición de la grada supletoria del Mundial 82

17.09.2009 | 09:12

En el paquete de la propuesta de traslado del estadio Rico Pérez a Rabasa, el Ayuntamiento de Alicante también planea la conversión de las actuales instalaciones del Hércules en un pabellón cubierto multiusos, según explicaron fuentes municipales. La idea del equipo de gobierno también contempla la demolición de la grada supletoria del Mundial de 1982 y la consiguiente reducción del aforo en unas 10.000 localidades.
Siempre en el terreno de la hipótesis urbanística en que se maneja esta operación, el Ayuntamiento valora la posibilidad de crear en el actual estadio un pabellón multifuncional, que podría albergar todo tipo de acontecimientos deportivos -desde velódromo a baloncesto- y también culturales y musicales.
Con todo, la operación dependerá en última instancia de la solución final que se dé al estadio, toda vez que la alcaldesa Sonia Castedo ha planteado al propietario y máximo accionista del Hércules, Enrique Ortiz, la supresión del centro comercial proyectado junto al coliseo blanquiazul para permitir que Ikea se instale en Rabasa y el constructor propone la construcción de un nuevo campo de fútbol en el polémico plan urbanístico.
En cuanto a la solución financiera, el concejal de Hacienda, Juan Zaragoza, se declaró ayer partidario de la recompra del actual estadio, "siempre y cuando la alcaldesa lo considere pertinente". Zaragoza considera "importante" que el Ayuntamiento "pueda recuperar la propiedad del José Rico Pérez para la masa social del Hércules y para los ciudadanos en general porque este estadio es un símbolo para la ciudad".
El edil de Hacienda precisa que para la posible recompra del estadio -por el que Ortiz desembolsó 7,8 millones de euros en 2007- "sería necesario efectuar una tasación de las instalaciones de acuerdo con la actual situación económica del país y de la ciudad y teniendo en cuenta que el propietario ha incumplido hasta el momento su compromiso de reformar el campo". En el contrato de compraventa, Ortiz asumió la inversión de 4,2 millones para mejorar las vetustas instalaciones del recinto deportivo, pero no ha llevado a cabo ninguna obra integral de reparación. El Ayuntamiento también contaría con el aporte económico de la Generalitat para financiar al 50% un nuevo pabellón, tal y como se comprometió en 2005 el jefe del Consell para la ejecución de ese proyecto, que debía estar listo en Rabasa para 2007.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook