31 de julio de 2009
31.07.2009
30.000 PERSONAS EN FOIETES

El Jefe demuestra en Benidorm por qué manda

Bruce Springsteen tocó y bailó "Los pajaritos" para abrir su concierto en el estadio de Foietes de Benidorm

31.07.2009 | 03:47

La fiera de New Jersey saltó puntual al escenario del estadio de Foietes (Benidorm) para ser adorado por unas 30.000 personas que apenas unos minutos pasadas las diez de la noche ya sudaban tanto como Springsteen. Nada más empezar llegó la sorpresa. No formaba parte de su Working on a Dream Tour, tampoco del repertorio de la engrasadísima E Street Band, pero el caso es que los primeros compases de The Boss fueron para tocar y marcarse unos pasos de baile con "Los pajaritos". "Bona nit Benidorm, bona nit Alicante". El éxtasis estaba servido.
Y un aviso al público: "Esta noche vamos a romper todo. Nosotros ponemos la música, vosotros el ruido". La épica apertura elegida por The Boss anticipó el contenido del repertorio elegido para las tres horas de actuación con que Springsteen despachó el tercer concierto de su gira española (primero estuvo en Bilbao y hace un par de días en Sevilla).
Lo bueno de este hombre, guste o no a los melómanos, es que ya no tiene que demostrar nada. Sobre las tablas, seguro entre el grupo de gregarios que le arropa de modo más o menos estable desde 1972, defiende un "set list" de canciones tan potentes (y tan solventes) que a falta de alharacas y de pirotecnia multimedia (U2, los Stones, Madonna), Springsteen ofrece lo mejor que tiene: su música y su entrega. "Hungry heart", "Badlands", "Promise land"É Es tan abultada la nómina de buenas canciones del rocker norteamericano, tan sólido su repertorio, que le basta media hora para quitarse del medio tres o cuatro piezas de su último trabajo para descerrajar acto seguido su extenso filón de clásicos. Incluso se atrevió con una versión de "I found the low", de The Clash. De "Working on a dream", su vigésimocuarto disco oficial, el bardo de New Jersey ofreció un puñado de temas de limpia factura, a caballo entre el folk, la balada rock y algún tinte pop, como de la que da título al disco, la pretenciosa "Outlaw Pete" o "Kingdom of lays".
"¡El puto amo!", se desgañitó entre el público un fan entregado. Aquellos que le escucharon asintieron en armónica unanimidad. Entre la euforia y la complacencia de los 30.000 de Foietes, el tempo de la actuación fue subiendo en intensidad tanto como la temperatura ambiente que amenazaba con sembrar el estadio de lipotimias. Sudaba Bruce, sudaba la gente, sudaba la E Street Band. Springsteen no decepciona porque cuando dispara el primer guitarrazo sabes que lleva puesto el traje de faena. Esa vena del cuello a punto de reventar, esa voz desgarrada, la Fender en nerviosa y constante agitación. Dicen que los útimos discos del dueño y señor del rock, que a punto de cumplir los 60 se mantiene en plena forma, rozan el puro trámite y que no son ni la sombra de la extensa catarata de clásicos que atesora, pero a este hombre no se le puede negar que se deja en el escenario todo lo que tiene. Cuestión de honestidad.
Él y su banda, una colla de amigos capaces de convertir en épicas las siete notas del pentagrama, descomprimieron de forma primorosa retazos extraídos de "Born in the USA", "Darkness on the edge of town", "Nebraska" o "The ghost of Tom Joad". Y, además de primorosa, enérgica. La mayoría de componentes de la E Street Band acompañan a Springsteen bien desde sus inicios (1972) bien desde hace dos décadas, incluidas las intermitentes huidas de algunos miembros. Steve van Zandt (guitarra), Max Weinberg (batería) o ese saxofonista que parece que está a punto de desplomarse como un cuerpo inerte, Clarence Clemons, contagian un poderío contundente y perfecto mientras traducen a acordes los principios básicos del rock and roll. Faltó Patty Scialfa, La Jefa.
Anoche consiguieron que nadie pudiera estarse quieto. Sin apenas concesiones a lo blandengue, fue un espectáculo de guitarras afiladas y un excelso compendio de homenajes a los orígenes del rock. El autor de "The river" se sabe un clásico. Poco a poco se ha hecho hueco en el Olimpo rockista del que forman parte, Chuck Berry, Elvis o Lennon. A los "fab four" les regala el tributo del "Twist and shout". Con este tema y con "La bamba" se despidió de Benidorm. Al cabo de tres horas y una treintena de canciones nadie puede decir que no amortizó los 70 euros de la entrada. The Boss sigue mandando. ¿Por qué le llaman El Jefe si querían decir Dios?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook