05 de marzo de 2020
05.03.2020

El PP de Alicante desvió a un banco en Murcia 124.000 euros que ingresó desde la Diputación

Eduardo Dolón y la gerente provincial popular certificaron en 2018 el cobro de esas aportaciones para financiar la organización

05.03.2020 | 08:21

La cantidad forma parte del cerca de medio millón de euros que fue a parar a las arcas del partido durante el mandato de César Sánchez y que continúan sin justificarse.

El PP de Alicante desvió a lo largo de 2018 al menos 124.000 euros que había ingresado directamente desde la Diputación para su financiación a una cuenta bancaria en Murcia. Mediante tres órdenes ejecutadas entre abril y noviembre de ese año, el grupo popular en la institución provincial, entonces con César Sánchez como presidente, transfirió dos cantidades por importe de 55.522 euros y una tercera por 12.920 euros a una sucursal con sede en la capital de la comunidad autónoma vecina. Los ingresos fueron certificados por el entonces vicepresidente primero de la Diputación y ahora número uno provincial del PP, Eduardo Dolón, y por Yolanda Murcia, gerente del partido en Alicante. Estos 124.000 euros forman parte del paquete de asignaciones que el PP se ha negado hasta ahora a justificar y que, por lo tanto, no pudieron ser fiscalizados por los grupos de la oposición ante los vetos de César Sánchez, ahora diputado en el Congreso y responsable de Transparencia en la ejecutiva de Pablo Casado. Fueron un total de 446.000 euros que el grupo popular de la Diputación envió durante cuatro años a la cuenta provincial del PP sin aportar ni una sola factura.


Este diario ha tenido acceso a las tres transferencias de dinero público por importe de esos 124.000 euros que el grupo popular en la Diputación de Alicante desvió a una sucusal de Caixabank -entidad 2100- con el número de oficina 8984 y ubicada en la calle Trapería, 19 de Murcia. Todas las operaciones se realizaron con el concepto «aportación grupo popular Diputación de Alicante» y todas a través de esa cartilla bancaria murciana coinciden en el mismo beneficiario: «PP de la provincia de Alicante». Eso no implica necesariamente que esa cuenta en Murcia sea de titularidad de la cúpula provincial de los populares, una ejecutiva en la que en 2018 Eduardo Dolón actuaba como secretario general y el hoy diputado autómico José Císcar era el presidente.

La primera de las operaciones data del 17 de abril de 2018 por valor de 12.920 euros. La segunda se ordenó el 13 de junio de 2018 por 55.522 euros. Y la tercera, exactamente por esa misma cantidad, se efectuó el 7 de noviembre de ese mismo año. En este último caso se añade que se trata de la «aportación 2». En todas el ordenante es el grupo popular de la Diputación con un número de cuenta que corresponde a una oficina situada en Orihuela de Caja Rural Central. El ingreso del dinero se certificó mediante documentos firmados por parte de la gerente del PP en Alicante, Yolanda Murcia, alegando a su vez que recibía de la Diputación «esta cantidad como aportación para la financiación de los gastos ordinarios del funcionamiento del partido». Eduardo Dolón también emitió informes asegurando que estos fondos habían sido destinados a actuaciones de difusión política de colaboración y admitió además, en uno de estos casos, que la operación se realizó mediante la emisión de cheques.

Ni una factura que acredite

El entonces secretario provincial se aferró en todo momento que las transferencias cumplían el reglamento orgánico sobre dotaciones económicas de los grupos políticos de la institución, aunque en ningún caso citó nunca que el dinero se hubiera desviado a otra provincia que no fuera Alicante. A través de estos breves apuntes, Dolón aseguró que los ingresos de dinero público al partido se habían destinado a lo estipulado por la normativa de la institución. Pero sin aportar ni una factura que acredite esa información. Esa ordenanza de la Diputación, de hecho, especifica que la asignación debe dedicarse a gastos conjuntos entre el partido y el grupo de la institución provincial. Sin embargo, la gerente del PP validó en 2017 y 2018 que casi la mitad del medio millón de dinero público ingresado a las arcas del PP, incluida parte de la cantidad desviada a Murcia, se gastó directamente en financiar al PP. Una evidente contradicción que nadie del partido ha aclarado hasta ahora.

Pese a que en esta primera parte de su mandato ha tratado de situar este asunto como una cuestión menor, en su arranque en la Diputación, Carlos Mazón apoyó la propuesta de Compromís para controlar con una hoja de cálculo las transferencias que recibe cada grupo en este mandato. Tomó esta decisión ante la cruzada judicial y política del diputado Gerard Fullana, que ha denunciado en reiteradas ocasiones que estos movimientos son financiación «encubierta» del PP. Ahora Fullana está dispuesto a llegar hasta el final en los tribunales. Sus críticas también se centran en la aprobación en diciembre de 2015, tras perder el PP la mayoría de los gobiernos que tenía, de un aumento de las asignaciones con el apoyo de los populares y del PSPV. Lo cierto es que el asunto está sin resolver y, hasta ahora, se ha cerrado en falso. Por eso, las dudas sobre la financiación del PP desde la Diputación vuelven a dispararse al conocerse estas tres transferencias de dinero a una cuenta bancaria que queda muy lejos del Palacio Provincial.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook