19 de febrero de 2020
19.02.2020
Información

No hay paz para Podemos...

El intento de Pablo Iglesias de controlar, por vez primera, el partido en la Comunidad le obliga a apadrinar a Pilar Lima y aviva la pugna

18.02.2020 | 23:21
No hay paz para Podemos...

Choque entre los cargos de Madrid y los del Consell, partidarios de un gran acuerdo liderado por la alcoyana Naiara Davó.

Oposición firme a las aspiraciones de Pilar Lima como secretaria general de Podemos de la Comunidad Valenciana. Al menos entre sus propios compañeros de bancada en las Cortes que tanto en redes sociales como en manifestaciones públicas criticaron ayer que la parlamentaria autonómica se haya saltado el «consenso», reabriendo «viejas disputas» y corriendo más de la cuenta para «ocupar sillas sin saber qué partido queremos». La oleada de reproches y acusaciones contra Lima, lanzadas por destacados cargos como el vicepresidente del Consell Rubén Martínez Dalmau, la síndica en las Cortes, Naiara Davó, varios diputados autonómicos de Alicante (Beatriu Gascó), Valencia (Ferran Martínez) y Castellón (Irene Gómez) y el portavoz de Unidas Podemos en el Ayuntamiento de Alicante, Xavier López, dejaron a la parlamentaria prácticamente arrinconada horas después de anunciar su objetivo.

Pilar Lima no se quedó sola pero la aspirante por la que apostó Pablo Iglesias en las primarias de 2017 para dirigir la formación morada -que no logró imponerse a Antonio Estañ- tuvo que conformarse con ver como aplaudían su decisión algunos de los actuales representantes valencianos de Podemos en Madrid, diputados como Rosa Medel o Marisa Saavedra y altos cargos como Héctor Illueca o las alicantinas Rita Bosaho y María Teresa Pérez. Todos ellos ocupando puestos de relevancia por decisión del líder morado, Pablo Iglesias, por lo que, de nuevo, Podemos afronta en la Comunidad Valenciana una renovación orgánica absolutamente dividida como ya ocurrió en otras ocasiones, con una fractura de la que le ha costado mucho recuperarse ... si es que lo ha hecho ya. Choque entre los cargos del Consell y los atrincherados en Madrid.

Hace tres años, tras la renuncia de Antonio Montiel a la secretaría general, Pilar Lima defendió los intereses de Pablo Iglesias frente a la «errejonista» Fabiola Meco y el alicantino Antonio Estañ, apoyado por los críticos de la formación y por los anticapitalistas. Estañ se impuso a Meco (hoy apartada de la política, especialmente desde la marcha de Íñigo Errejón) y a Lima, profesora en lenguaje de signos y, por aquel entonces, senadora y componente del Consejo Ciudadano Estatal, al que sigue perteneciendo. Sin embargo, en esta nuevo intento de Pilar Lima por abocar al partido a una nueva batalla hay una gran diferencia respecto a la ocasión anterior. Un hecho que no ha pasado por alto ni para Rubén Martínez Dalmau ni para Naiara Davó. Desde hace unos meses, tanto en la Comunidad Valenciana como en el Estado, Podemos gobierna.

El primer conseller que Podemos tiene en su corta historia, el alicantino Martínez Dalmau, entre críticas a Pilar Lima por «tener prisas para ocupar sillas», dejó bien claro que la formación morada es, actualmente, una «fuerza de gobierno» con espacios de poder «a nivel municipal, autonómico y estatal», por lo que debe centrarse en «transformar la vida de la gente y gobernar». En esta misma línea, Naiara Davó, -a la que todas las quinielas daban , y siguen dando, las mayores opciones para sustituir a Antonio Estañ como opción de consenso-, también salió en defensa de los «procesos de acuerdo de donde surgen liderazgos» recordando que lo importante es «continuar trabajando para que Podemos continúe en el gobierno del Botànic y de España». Solo estas dos advertencias sirvieron ayer para dejar por tierra el empeño revelado por Lima de crear una estructura de partido con tres patas «fuertes y consolidadas», separando la portavocía del grupo parlamentario (Davó) del rol institucional en el Consell (Dalmau) y de la secretaría general, a decidir en mayo.

En todo caso, la alcoyana Naiara Davó no confirmó todavía que se vaya a presentar a la secretaría general, por la sencilla razón que sería contradictorio con su mensaje de «dialogar y dejarse de personalismos» a cuatro meses vista de la cita congresual. Eso sí, no anunciar su candidatura no le impidió criticar a su más que posible «rival», Pilar Lima ya que forma parte de una «época pasada cuando se presentó a la secretaría general en 2017 y perdió. No fueron buenos momentos a nivel interno, y lo tenemos que admitir porque hubo muchas disputas». Momentos contra los que la diputada alcoyana ya ha puesto la tirita antes de producirse la herida. Además, Naiara Davó tampoco quiso quedarse al margen de un posible apoyo de Pablo Iglesias a Pilar Lima, algo que buena parte de la formación morada no respaldará y que sería contrario al actual reparto de poder en la dirección nacional de Podemos, con Iglesias ejerciendo de vicepresidente y secretario general. «Y entiendo que es una buena idea seguir el modelo estatal», recalcó Davó.

Reunión con la agencia antifraude para atajar casos de corrupción


La síndica de Unidas Podemos en las Cortes, Naiara Davó, se reunió ayer con el director de la Agencia de Prevención y Lucha contra el Fraude y la Corrupción de la Comunitat Valenciana, Joan Llinares. Acompañada por otros dos diputados autonómicos, Beatriu Gascó y Ferran Martínez (que también criticaron ayer a su compañera en las Cortes, Pilar Lima), Davó planteó tras la reunión que ahora que «estamos conociendo como Zaplana institucionalizó la corrupción en la Comunidad nos parece positiva la propuesta del director de la Agencia Antifraude de abrir el debate sobre la responsabilidad patrimonial de los partidos políticos ante los posibles casos de corrupción que afectan a los representantes politicos».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook