09 de febrero de 2020
09.02.2020

El Consell consigue que Sánchez aumente el dinero para dependencia

Puig destaca el compromiso de Montero por desvincular las entregas a cuenta a las autonomías de la aprobación de los presupuestos generales

08.02.2020 | 22:29
Primera reunión del Seminari d'Hivern en la Biblioteca Municipal de Dénia.

El Seminari d'Hivern del Consell en Dénia estuvo dominado ayer, en gran medida, por los asuntos tratados en el Consejo de Política Fiscal y Financiera del viernes. El conseller de Hacienda, Vicent Soler, explicó ya en persona todos los acuerdos a los que los representantes autonómicos llegaron con la ministra Maria Jesús Montero. Entre ellos, dos fundamentales para la Comunidad Valenciana. El primero, el compromiso de aumentar la partida de la dependencia en los Presupuestos Generales de 2020. Sin concreciones, Montero aseguró a Soler que la transferencia será mayor que el 12% que el Gobierno abona ahora a la Comunidad Valenciana pese a que la ley fija el 50%. A esa cifra se espera llegar durante esta legislatura.

Además, se asume como otra victoria de Soler que Montero haya aceptado la propuesta valenciana de que las comunidades autónomas puedan disponer de los importes actualizados de las entregas a cuenta aunque no estén aprobados los Presupuestos Generales. Una cláusula que creó gran malestar en septiembre cuando se bloquearon 4.500 millones por el criterio de la Abogacía del Estado, reacia a liberar esos fondos y poder condicionar a un futuro gobierno. Así, las comunidades podrán recibir las aportaciones mensuales que el Gobierno transfiere a cuenta del sistema de financiación pese a que los presupuestos no estén aprobados.

Además, Ximo Puig también reaccionó a la principal novedad acordada en el CPFF: la flexibilización del déficit autonómico, que pasara del 0 al 0,2%, lo que supone un alivio para las arcas valencianas que, según Puig, se materializará en algo más de 400 millones y permitirá salir de una situación de bloqueo. Aunque es una medida «básica», «no es un avance suficiente» para el Jefe del Consell, ya que la Comunidad seguirá «discriminada» mientras no haya un sistema de financiación justo.


Puig, por la vía del diálogo

El jefe del Consell se desmarcó de otros barones socialistas que han criticado con dureza la decisión de Sánchez de no abonar el IVA a las autonomías. García-Page o Lambán se pusieron contra el Gobierno mientras que Puig, aunque aseguró que mantendrá el tono reivindicativo, descartó ir a los tribunales como amenazan las comunidades gobernadas por el PP.

De hecho, restó cierta relevancia a la mensualidad que el Gobierno adeuda del IVA porque no es el principal problema de los valencianos. «Lo nuestro es tener una financiación justa y más importante que el IVA, es el FOGA (Fondo de Garantía Asistencial) por el que se nos adeudan más de 500 millones de euros». La atención sanitaria a personas desplazadas, turistas fundamentalmente, es un gasto que debe asumir el Estado y no las comunidades autónomas.

La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra,dio cuenta del balance de los últimos seis meses desde que se celebrara el anterior seminario de verano en Montanejos. La también consellera de Igualdad señaló que de los 59 objetivos marcados en la agenda se han cumplido el 66% de ellos y el resto está previsto ejecutarlos próximamente. Entre los ya acometidos destacó la Agenda Valenciana Antidespoblación así como el Plan Estratégico Avalem Territori o la figura de la asistencia terapéutica infantil.


Un consell «humillado y sumiso»

Mientras, la popular Isabel Bonig calificó de «humillación» el resultado del CPFF. « Tenían el mandato de las Corts de fijar el déficit del 1,2% y admitieron el 0,2. Se recortan mil millones de euros a los que se suman los 1.325 millones de euros ficticios que Puig ha metido en los presupuestos. Eso ha traído Soler de Madrid». El diputado de Cs, Toni Woodward, se alineó con la tesis del PP y calificó al Consell de «sumiso» a Sánchez ante el «nefasto» resultado del consejo.


Un seminario con réplica en Toledo

El Consell escogió la Biblioteca Municipal de Dénia para hacer una evaluación de los últimos seis meses de gobierno y preparar el próximo semestre. Mientras, en la finca Quintos de Mora, en Toledo, Pedro Sánchez reunió a sus ministros para pasar la jornada, tal como hiciera en 2018 pero con la novedad de los ministros podemistas. La vicepresidenta Oltra no pasó por alto la coincidencia: «Es una buena práctica de rendición de cuentas. Tanto es así que el Gobierno está concentrado en un seminario que se parece mucho a esto que empezamos hace cuatro años». Este seminario se caracteriza por la ausencia de actividades posteriores a la reunión. Los consellers han llenado sus agendas de trabajo y solo Puig aprovechó la primera hora de la mañana para pasear por Les Rotes y ver los daños del temporal. 
 
Solo unas horas antes, a las 3 de la madrugada, llegó el conseller Vicent Soler desde Madrid, donde participó en el CPFF. Hicieron una parada en la Almarcha (Cuenca) y, casualmente, coincidió con el consejero de Hacienda y la responsable de Tributos de Murcia. Soler tiene sintonía con ambos ya que comparten reivindicación por la financiación. El seminario coincidió con el aniversario de la Biblioteca donde se reunió el Consell, por lo que al terminar el encuentro saludaron a los vecinos que se habían unido a las actividades del espacio municipal. 
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook