12 de noviembre de 2019
12.11.2019

Marcar «distancias» con el PP en el consistorio municipal de Alicante para ganar «visibilidad»

La formación naranja presionará a Barcala con las negociaciones de los Presupuestos de 2020: «Vamos a defender nuestras prioridades»

11.11.2019 | 23:52
Marcar «distancias» con el PP en el consistorio municipal de Alicante para ganar «visibilidad»

n La debacle electoral de Ciudadanos el 10-N tendrá su derivada en el Ayuntamiento de Alicante, donde el PP y Ciudadanos comparten gobierno desde hace cinco meses, tras las últimas elecciones municipales. O eso pretende la formación naranja, que busca hacerse hueco tras un inicio de mandato en el que han permanecido a la sombra de los populares, sobre todo del alcalde, Luis Barcala.

El objetivo de «marcar distancia» con los populares para ganar en «visibilidad» no es nuevo del todo, ya estaba sobre la mesa, pero se incrementará tras el batacazo electoral. Son conscientes de que deben ganar espacio en el gobierno municipal para «desmarcarse» del PP, para no parecer marionetas en manos de los populares, que atesoran muchos años más de experiencia de gobierno. Una misión, eso sí, nada sencilla tras el reparto de competencias realizada en el inicio del mandato, donde Cs se quedó Turismo, Urbanismo, Cultura, Deportes y poco más.

Los primeros movimientos más visibles se producirán con la negociación de los Presupuestos, el primero compartido entre ambos grupos en la ciudad de Alicante. Ciudadanos pretende marcar «líneas rojas», exigencias que el PP deberá cumplir sí o sí para aprobar las cuentas municipales de 2020. Ya hubo un intento del alcalde de realizar una negociación conjunta, no por partidos sino por áreas, pero Cs se negó. También lo hizo a compartir comida recientemente con Barcala y el resto de ediles populares, según afirman los naranja. «Vamos a defender nuestras prioridades», señalaron desde la formación. Y es que Cs quiere que se evidencie que el gobierno municipal está formado por dos grupos distintos, con puntos en común pero también discrepancias políticas, algo así como sucede en el Botànic, donde están marcadas las diferencias entre el PSPV, Compromís y, desde junio, Podemos.

Los naranja quieren más protagonismo, marcando territorio con Barcala. Han comprobado que a la sombra de su socio, como hasta la fecha, el PP crece y ellos se desploman, y ambos además por encima de la media a nivel nacional.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook