16 de octubre de 2019
16.10.2019

El hemiciclo de las Cortes ya no tiene barreras

Los diputados con movilidad reducida, como la alicantina Laura Soler, han podido utilizar estas instalaciones, que incluyen un atril regulable, nuevos escaños y rampas de acceso

16.10.2019 | 17:48
El hemiciclo de las Cortes ya no tiene barreras

El parlamento valenciano ha inaugurado en la sesión plenaria de este miércoles una nueva tribuna regulable en altura para cualquier usuario, los nuevos escaños y la rampa de acceso a la tribuna de oradores, que permitirá acceder a la tribuna a personas con problemas de movilidad, algo que hasta ahora no era posible porque existían sendas escaleras. Esta actuación, en opinión del presidente de las Cortes, Enric Morera, hace que el parlamento valenciano "sea un ejemplo de plena accesibilidad, sin ninguna discriminación".

El propio Morera ha sido el encargado de mostrar esta mañana a los diputados las facilidades de acceso hasta la tribuna, hasta donde ha acompañado a la diputada socialista Laura Soler. La parlamentaria alicantina ha recorrido con su silla de ruedas la rampa de acceso, que ahora conecta directamente con la fila de sillones donde tiene su escaño. Además, de Soler, en esta legislatura hay otros dos diputados con movilidad reducida, como son Carlos Laguna (PSPV-PSOE) y Silverio Tena (Compromís), ambos con necesidad de muletas para desplazarse. Los tres ya pueden acceder hasta la tribuna de oradores al igual que sus compañeros de hemiciclo.

Mientras, los nuevos escaños han costado algo más de 1.500 euros y renuevan a los anteriores 30 años después. La adjudicación se realizó antes del verano y , según el portal de transparencia de las Cortes, ascendió a 194.834 euros (IVA incluido) frente a los 260.150 euros que señalaba el presupuesto base de licitación. Entre sus funciones está que cuando el diputado se levanta, el escaño vuelve automáticamente a su posición inicial y se desplaza hacia delante y hacia atrás.

Un inversión necesaria

A principios de legislatura se llegó a poner sobre la mesa un precio por unidad de 2.653 euros, lo que suponía un total de 329.037 euros, proyecto que finalmente se paralizó. Hace una década también se produjo un intento similar que tampoco prosperó.

El informe técnico que avaló el cambio del mobiliario recogía la necesidad de que se hiciera con «urgencia» ya que el estado de los asientos es «pésimo». Incluso muchos visitantes de las Cortes se sorprenden al entrar en el hemiciclo y no son pocos los que hacen notar el mal estado de las butacas, por lo que se considera que el espacio de representación de la soberanía popular da una mala imagen. Por el uso y la antigüedad del tapizado, los sillones presentan rozaduras, grietas y roturas, los apoyabrazos están deteriorados, se traban con la mesa y los mecanismos de muelles y movimiento no funcionan correctamente en muchos casos.

En todo caso, el cambio más notable se encuentra en que el hemiciclo ha pasado, por primera vez, a ser completamente accesible para personas con problemas de movilidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook