30 de agosto de 2019
30.08.2019
Ayudas

Unos 450 jóvenes recibirán una paga de 500 euros al mes para preparar oposiciones

Justicia concede las becas para aspirantes menores de 30 años con el objetivo de rejuvenecer la plantilla de la Generalitat

30.08.2019 | 11:29
Aspirantes a una prueba selectiva de la Generalitat.

Un total de 450 jóvenes de la Comunidad Valenciana recibirán la beca de la Generalitat para poder prepararse las oposiciones y obtener una plaza de funcionario del grupo A de la Administración del Consell. Se trata de una paga de un máximo de 500 euros al mes que permitirá a estos aspirantes contar con apoyo económico para estudiar y convertirse en un empleado público.

La medida fue anunciada en el seminario de verano celebrado en Biar en 2018. El objetivo era rejuvenecer con «talento joven» la plantilla de empleados de la Administración pública, donde cuatro de cada 10 tienen más de 54 años y apenas 58 tienen menos de treinta años. La previsión, además, es que en la próxima década se jubilen más de 5.000 trabajadores, por lo que el rejuvenecimiento de la plantilla se ha convertido en un objetivo.

Las becas están dirigidas a personas jóvenes (menos de 30 años) con escasos recursos económicos y con buenos expedientes académicos. La convocatoria de ayudas fue lanzada en agosto, pero las fechas no han impedido que cerca de medio millar de aspirantes presentaran su solicitud. La comisión evaluadora, tras analizar las peticiones, ha elaborado un listado provisional de posibles becados, que asciende a 450 aspirantes. Tendrán derecho a la beca cuando presenten toda la documentación.

Tres millones de euros para las becas

Para financiar el programa, Justicia cuenta con un presupuesto de 3 millones de euros. De momento, ayudar económicamente a los 450 aspirantes a una plaza pública tendrá un coste de 2, 8 millones de euros.

Los beneficiarios del conocido como «Programa 500» podrán aspirar a una de las 1.018 plazas que está previsto que se convoquen por la Generalitat. Son las ofertas de empleo público correspondientes a los años 2017, 2018 y 2019 tanto por turno libre ordinario como de estabilización.

Del total de 1.018 plazas, 41 ya han sido convocadas. El plazo se abrió coincidiendo con la apertura de plazo de las becas. En este caso concreto, eran los procesos selectivos para titulados universitarios en los puestos de Técnico de Comunicación y Relaciones Informativas, Técnico en Ingeniería Informática y Técnico en Ingeniería Forestal.

La iniciativa de la Conselleria de Justicia y Administraciones Públicas no ha estado exenta de polémica. Tal como informó este diario generó malestar entre aspirantes que quedan automáticamente fuera de estas ayudas por ser mayores de 30 años. Un malestar que recogió el sindicato CSIF, que anunció que llevaría la convocatoria a los tribunales por considerarla discriminatoria.

Posible discriminación

El sindicato defendía que el límite de edad es discriminatorio, como lo es que uno de los requisitos es estar empadronado en la Comunitat Valenciana. Entendía que el acceso restringido a estas pagas tiene como consecuencia que se vulneran los principios de igualdad, mérito y capacidad a la hora de acceder al empleo público. Se daría ventaja a los becados por dos factores: la edad y el lugar de residencia, alegaban.

Fuentes de la Conselleria de Justicia indicaron que es habitual que las ayudas públicas tengan requisitos de todo tipo, incluido la edad, pero en todo caso, precisaron, que no han recibido notificación alguna que altere un proceso que está ya culminando. Cabe recordar, además, que la orden de ayudas fue dictaminada por el Consell Jurídic Consultiu, que no puso pegas legales.

La paga mensual a los opositores asciende a 500 euros (con un máximo de 6.000 euros al año) y, aunque no se renueva con carácter automático, podría concederse durante tres años, según queda reflejado en la convocatoria de ayudas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook