13 de junio de 2019
13.06.2019

Ximo Puig, investido presidente de la Generalitat Valenciana

El líder del PSPV es reelegido para afrontar su segunda legislatura al frente del Consell con los votos de los socialistas, Compromís y Unides Podem EU

13.06.2019 | 18:31
Ximo Puig, durante la sesión de investidura.

El socialista Ximo Puig ha sido elegido este jueves president de la Generalitat por segunda legislatura consecutiva, tras haber obtenido los 52 votos que suman el PSPV-PSOE, Compromís y Unides Podem en Les Corts Valencianes, dos más que la mayoría absoluta.

Puig ha recibido los 46 votos en contra del PP, Ciudadanos (faltaba uno de sus diputados) y Vox en la segunda jornada de un debate que por primera vez se ha celebrado en dos sesiones, ya que el miércoles se suspendió tras la intervención de Puig para firmar en Alicante el nuevo acuerdo de gobierno entre los tres partidos de la izquierda, el bautizado como Botànic II.

La renovación de Puig, que en 2015 se convirtió en el sexto president de la Generalitat -el segundo socialista- tras veinte años de gobierno del PP, ha sido posible en primera votación después de que, tras catorce días de negociaciones, este miércoles se cerrara poco antes de empezar el debate un acuerdo de gobierno entre PSPV, Compromís y Unides Podem.

Gracias a ese pacto, compuesto por seis ejes estratégicos y 132 medidas y cuyo objetivo es profundizar el cambio iniciado hace cuatro años, Unides Podem entrará por primera vez en el Ejecutivo, con dos consellerias, mientras que los socialistas tendrán seis y Compromís, cuatro.

La sesión de este jueves ha comenzado con el discurso de la síndica del PP, Isabel Bonig, quien ha avisado de que no darán "ni un minuto de tregua" a un Consell que es "un fracaso para los valencianos", porque no han hecho "nada" para resolver los problemas de los ciudadanos, y que es fruto del pacto "de los sillones".

Bonig ha acusado además a Puig de ser "rehén de los nacionalistas y la extrema izquierda comunista", a lo que este ha replicado que solo se siente "rehén" de los valencianos, y le ha recordado que el PP obtuvo en las pasadas elecciones autonómicas "los peores resultados desde 1979", por lo que tendría que "reflexionar".

El síndic de Ciudadanos, Toni Cantó, ha ofrecido a Puig un pacto para negociar políticas, "pero no sillones", si es "valiente" y alza "la voz contra el sanchismo" y se aleja "del nacionalismo de Compromís y el populismo de Podemos", y ha anunciado que ejercerá una oposición "firme y honesta".

En su primera intervención ante el pleno, la síndica de Vox, Ana Vega, ha afirmado que no están aquí para unirse a los "consensos de amiguetes" del actual Consell, sino para combatir "el marxismo cultural y las ideas que lo sustentan" y para "desmontar este chiringuito autonómico", y ha avisado: "Vox no es el PP".

En nombre de Compromís ha intervenido la vicepresidenta del Consell en funciones, Mónica Oltra, quien ha reivindicado que "el valor más importante" que Compromís ha aportado al Ejecutivo ha sido "la lealtad", la cual consiste a veces en "un silencio, con los dientes bien apretados", pero "siempre echar una mano cuando hace falta".

El portavoz de Unides Podem, Rubén Martínez Dalmau, ha asegurado que asumen la nueva etapa en el Gobierno de la Generalitat con lealtad hacia un programa común y el reto de crear un proyecto real de país, y lo hacen "con sentido crítico y con una única deuda: con la gente".

Y el último turno ha sido para el síndic del PSPV, Manolo Mata, quien ha reivindicado la "lealtad total" del PSPV con sus socios de Gobierno en la Generalitat y ha asegurado que se va a repetir un "gobierno de coalición" cuya tarea será la de "luchar" para defender sus propuestas.

Ximo Puig ha cerrado el debate convocando a un "proyecto inclusivo" en el que "nadie se quede al margen del futuro de la Comunitat Valenciana y basado en la convivencia, y ha augurado que la legislatura que va a comenzar ahora permitirá acometer "un profundo proceso de transformación y mejora" de esta tierra.

El proceso de investidura se ha llevado a cabo por el sistema de votación pública por llamamiento, en el que los 99 diputados han sido llamados por orden alfabético, empezando por un diputado elegido por sorteo, y puestos en pie cada parlamentario ha dicho "sí" o "no" a la candidatura de Puig.

Su toma de posesión será este domingo al mediodía, en un pleno en Les Corts en el que prometerá el cargo, y por la tarde podrían conocerse los miembros del nuevo Ejecutivo, para que tomen posesión del cargo el lunes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook