06 de junio de 2019
06.06.2019

Barcala: "No quiero hablar de los sillones en Alicante, sino de los objetivos a alcanzar este mandato"

El alcalde y candidato a la reelección en Alicanteresta relevancia a la cita de hoy de Bonig y Cantó en València: "Han quedado a tomar un café". Puig, sobre la alianza PP-Ciudadanos: "Cada partido se retrata con sus aliados"

06.06.2019 | 12:38
Bonig y Barcala, en un reciente acto en Alicante

El alcalde y candidato a la reelección del PP en Alicante, Luis Barcala, sigue a la espera de que Ciudadanos se abra a negociar un pacto de gobierno en la ciudad de Alicante, después de que la formación naranja cancelase el encuentro previsto para ayer, el primero público entre ambos partidos. "Yo estoy listo desde el día después de las elecciones. Cs ya ha marcado que su prioridad es sentarse con el PP para negociar, que es el ofrecimiento que les hice la noche electoral", ha señalado Barcala tras una rueda de prensa de la segunda macrodonación de sangre "Practica el doning".

De cara a la negociación con Ciudadanos, Barcala ha restado importancia al reparto de concejalías y ha priorizado acordar un programa de gobierno. "Nuestro proyecto lo conocen todos los partidos, no va a haber grandes novedades. Los sillones me preocupan bastante poco, no es de lo que quiero hablar, sino del programa de gobierno. Seguro que Ciudadanos está en esa línea también", ha apuntado el regidor popular, quien ha pospuesto para el final de las negociaciones el reparto de áreas municipales: "Al final, abordaremos el tema de las personas".

Sobre la reunión de hoy entre la presidenta regional del PP, Isabel Bonig, y el síndic de Cs en las Cortes, Toni Cantó, que supondrá la primera foto entre representantes de ambos partidos de cara a las negociaciones en la Comunidad, con Alicante como "joya de la corona". "Como Bonig matizó, se trata de una toma de contacto informal para hablar de temas genéricos, sobre todo a nivel autonómico. Habían quedado a tomar un café para trasladar los acuerdos a nivel nacional de Cs, una cuestión meramente informal. Los contactos sobre Alicante se harán aquí, de eso no hay ninguna duda", defendió ayer Barcala, quien tiene vía libre para negociar el futuro del Ayuntamiento de Alicante, al igual que Carlos Mazón para abordar los pactos en la Diputación de Alicante.

Respecto al pleno de investidura, el candidato a la reelección aún no tiene fechas para la ronda de contactos con todos los partidos que prevé convocar para intentar recabar el mayor apoyo en el pleno que se celebrará el próximo 15 de junio. De esa cita, Barcala saldrá como alcalde si logra 15 apoyos o si ningún otro candidato alcanza esa cifra al encabeza la lista más votada en las recientes elecciones municipales.

Preguntado por la oferta del PSPV a Ciudadanos para repartirse el poder en el Ayuntamiento y en la Diputación, Barcala no ha ocultado la "sorpresa" que le generó la propuesta que el presidente Ximo Puig puso sobre la mesa tras el paso por las urnas. "Me resultó sorprendente que Puig hiciera un cambio de cromos utilizando la ciudad de Alicante. Fue inaudito", ha proseguido Barcala, quien se ha mostrado "optimista" de cara a la investidura: "Tengo la tranquilidad de haber ganado las elecciones".

Puig, sobre Alicante


Por su parte, el líder del PSPV y president de la Generalitat en funciones, Ximo Puig, ha asegurado que ve "correcto" que Ciudadanos (Cs) y el PP empiecen a negociar sobre un posible acuerdo de gobierno en el Ayuntamiento y la Diputación de Alicante. "Al final, cada partido se tiene que retratar y ver quiénes son sus aliados".

Así lo ha afirmado en declaraciones a los medios este jueves recogidas por Europa Press, preguntado por si los socialistas dan por perdida la gobernabilidad en Alicante ante la reunión que mantienen este jueves en las Cortes los líderes autonómicos de ambos partidos, Toni Cantó (Cs) e Isabel Bonig (PPCV). 

Puig ha defendido que "cada grupo político tiene que dialogar" y que, precisamente, el PSPV apuesta por el diálogo como "herramienta fundamental del discurso político". Ahora bien, ha reiterado que le "preocupa que la extrema derecha tenga un peso definitivo en un ciudad tan importante con Alicante", ante el posible respaldo de Vox a Cs y PP. Barcala, con todo, no necesitaría el apoyo de los ultras para ser investido al ser la lista más votada y ser improbable que otro aspirante supere la mayoría de 15 apoyos en la investidura.

"Si quieren que su aliado sea la extrema derecha, los ciudadanos lo tomarán en consecuencia", ha advertido, por lo que ha llamado a realizar un análisis "razonado" de la situación en Alicante.

En el conjunto de la provincia, ha recordado que el PSOE fue la fuerza más votada en las elecciones municipales, al igual que en la Diputación, donde también cree que "si hay una alianza de las derechas, es evidente que tendrán su responsabilidad". En la Diputación, PP y PSOE tendrán 14 diputados, por lo que los dos representantes de Cs serán clave. 

Ha subrayado que "todo el discurso de Cs está más próximo al discurso progresista, porque quiere una minimización de las diputaciones y sobre todo que no sean un frente contra la Generalitat, como han dicho siempre públicamente". "De hecho, Ciudadanos habla hasta de la desaparición de las diputaciones", ha recalcado.

En este contexto, Puig cree que "una diputación del siglo pasado como quiere el PP no tendría mucho interés para Cs", aunque ha insistido en que cada partido tiene que "asumir ante los ciudadanos el dialogo y la responsabilidad política".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook