30 de mayo de 2019
30.05.2019

Toni Cantó enfría ahora los pactos locales con los socialistas en la provincia

El líder autonómico de Cs ve «complicadísimo» intercambiar la Diputación y la Alcaldía de la capital con el PSPV

30.05.2019 | 00:09
Toni Cantó enfría ahora los pactos locales con los socialistas en la provincia

Retoma el tono más duro del discurso contra Puig.

La victoria de Luis Barcala como candidato del PP en las elecciones municipales del pasado domingo en Alicante y el resultado que concede a la derecha una mayoría en la Diputación Provincial no está siendo un camino de rosas... y mucho menos categórico. Ya en la noche electoral el recuento de votos fue en ocasiones tan apretado que más de un militante del PP y del PSOE amenazó con el infarto. Y en esta misma línea de incertidumbre y perplejidad está transcurriendo la semana. Ayer el líder de Ciudadanos en la Comunidad Valenciana, Toni Cantó, protagonizó un nuevo episodio del serial postelectoral al desdecirse de sus propias palabras y asegurar ahora que ve «complicadísimo» llegar a un acuerdo con el PSPV en Alicante para repartirse la Diputación y la Alcaldía de la capital, como propuso el socialista Ximo Puig.

Toni Cantó no quiso cerrar la puerta a este intercambio de cromos para asegurar que será el comité naranja de negociaciones quien decidirá los casos en los que puede entrar a gobernar. No obstante, para Cantó, la oferta lanzada por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, para que Ciudadanos se quede al mando del Ayuntamiento de Alicante y el PSPV de la Diputación con el fin de evitar que el PP se mantenga al frente de ambas instituciones, es una falta de respeto a lo que entiende como «política». Por ello, aseguró no ser aficionado «al cambio de cromos ni de sillones» y se mostró escéptico en poder llegar a un acuerdo con «un PSC valenciano que no tiene ningún empacho en acordar con el populismo o el nacionalismo». Respecto a un pacto Cs-PSPV con la necesidad del apoyo de Compromís, dudó de que alguna vez la coalición haya hablado bien de él en campaña o haya estado dispuesto a ayudarle: «Eso sería absolutamente impensable, y es algo de lo que me enorgullezco». En cualquier caso, puntualizó que Ciudadanos quiere entrar a gobernar Alicante e hizo hincapié en que no es necesario el apoyo de Vox para un consistorio compartido con el PP. Toni Cantó reiteró que sigue sin ponerse «amoroso» con los socialistas y que no cambiará de tercio. También insistió en que su postura la han reiterado «por activa y por pasiva» al rechazar un acercamiento con «un PSOE nacional que cada vez se parece más al PSC» y advirtió que en la Comunidad «sucede con mayor claridad» al «pactar con el nacionalismo en todas partes». Frente a ello, reclamó «que vuelva el PSOE de la Transición y que Puig renuncie al sanchismo». Toni Cantó cargó contra el presidente por estar «ansioso por cerrar sillones y estar repartiéndolos ya aquí en Las Cortes con Compromís y Podemos», un PSOE, tal y como reiteró, «en manos del nacionalismo».

El lunes por la noche, el líder de los socialistas valencianos y jefe del Consell, Ximo Puig y el síndic de Ciudadanos en las Cortes, Toni Cantó, coincidieron en la octava Copa del Rey del Valencia CF y mantuvieron una reunión oficiosa en la que ambos compartieron la alegría del triunfo de los valencianistas. Fue una charla de solo unos minutos en la que hablaron del equilibro de fuerzas en Alicante y quedaron en hablar más sosegadamente. Tras ese encuentro informal, Cantó no ofreció mala predisposición ni se cerró a la posibilidad de un trueque Ayuntamiento-Diputación en Alicante que abriera la posibilidad a la candidata naranja Mari Carmen Sánchez de alcanzar la Alcaldía de la localidad. Sin embargo, ayer echó el freno y enfrió los pactos con los socialistas en un día en el que Ciudadanos recobró todavía más peso tras el recuento de votos en el partido judicial de Villena que otorgó el diputado que estaba en disputa al PSPV, de manera que se produce un empate a 14 en la Diputación de Alicante con el PP. Así las cosas, la clave para la gobernabilidad en la institución provincial la tendrá Ciudadanos, que ha logrado sumar dos diputados provinciales, uno más que Compromís. Ante este escenario, Toni Cantó quiso dejar claro que no ve «por ningún lado» un acercamiento entre la formación naranja y el PSOE y que su partido «no cambia de discurso», reiterando que «Sánchez eligió socios y Puig elige socios, que son siempre el populismo y el nacionalismo, y con ese PSOE es muy complicado».

El también síndic de la formación naranja afirmó ayer que su voluntad es en estos momentos entrar en gobiernos, algo que en el caso de Alicante podría hacerse con el PP, «siempre que este partido aceptara una serie de exigencias en materia de regeneración o gestión económica». En este caso, Ciudadanos no ostentaría la Alcaldía de la ciudad, pero no es algo que preocupe a Cantó, quien entiende que para demostrar la buena gestión «no es necesario tener la Alcaldía o la Presidencia». Ante la nueva postura de Toni Cantó, la candidata alicantina Mari Carmen Sánchez prefirió no pronunciarse ayer.

El candidato Sanguino se queda mudo

El aspirante se mantiene al margen de la negociación del presidente Puig y se limita a reiterar que es un «tema exclusivo del partido»
El candidato del PSOE a la Alcaldía de Alicante, Francesc Sanguino, está manteniendo un hermetismo resiliente frente a la decisión que ha tomado el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, tratando de hacer un trueque con el Ayuntamiento y la Diputación. El valor político del silencio. Sanguino, que centró su campaña electoral en resaltar los valores identitarios de los alicantinos y de ensalzar la importancia de su candidatura, ahora es testigo indirecto de una negociación abierta en la que el jefe del Consell pretende ceder la vara de mando a la que él aspiraba. Ante las insistentes preguntas de este medio, Sanguino ha preferido guardar silencio y no hacer ningún tipo de declaración sobre este tema. Ayer no contestó las llamadas ni tampoco los mensajes. Sus asesores se limitaron a decir una y otra vez que este es «un tema exclusivo del partido» y evidenciaron que el «mirlo blanco» que Ximo Puig presentó como candidato socialista, ahora no tiene ningún peso en la negociación que el PSPV quiere abrir para

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído