26 de enero de 2019
26.01.2019

Oltra exige apartar el valenciano de la lucha electoral: «No puede ser un arma partidista»

La vicepresidenta desliza que las propuestas del PP sobre las autonomías «no caben» en el marco de la Constitución

25.01.2019 | 22:54

n La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, se ha preguntado si el presidente del PP, Pablo Casado, piensa en abolir el Estado de Autonomías, tras conocer su intención de que sea el Gobierno central quien decida el porcentaje de horas de la enseñanza de lenguas que se tienen que dar en las aulas. Oltra se ha manifestado en estos términos a preguntas de los periodistas en la rueda de prensa tras el pleno del Consell para opinar sobre la proposición no de ley del líder popular. «A no ser que Casado piense que el Tribunal Supremo no es Estado, que podría ser, la Ley de Enseñanza Plurilingüe de nuestra Comunidad se ajusta a los parámetros que el Supremo fijó, que eran los mínimos y máximos, en la enseñanza de lenguas», explicó Mónica Oltra.

La líder de Compromís incidió en que el porcentaje mínimo que el Tribunal Supremo fija, en el marco constitucional, era el 25 % de enseñanza de lengua oficial «y así consta» en la ley valenciana. Ha recordado que los aparatos del Estado marcan los márgenes «dentro de los cuales las autonomías desarrollan sus normas en función de sus realidades sociopolíticas y lingüísticas» y ha hecho hincapié en que las competencias de las comunidades «las marca la Constitución». «No sé si Casado está pensado una abolición del Estado de las Autonomías. En todo caso, eso no cabría en el actual marco constitucional», añadió la vicepresidenta.

Respecto a que la presidenta del PP, Isabel Bonig, calificara de «teatro» sus quejas después de que un miembro del equipo de seguridad de Ifema en Fitur le conminara a «dejar de hablar valenciano», Oltra pidió «no sobredimensionar» las cosas. Pero sí consideró que la situación se ha de «hacer pública» para «reflexionar sobre qué esta pasando» y «no» para «linchar a nadie». «Es una reflexión colectiva desde la serenidad y ver las consecuencias a las que lleva la permanente crispación y la utilización de la anulación de la diversidad como herramienta política y partidista», sugirió. «No es bueno para la feria, para España y para la Casa Real» que, según Oltra, entendió la situación «perfectamente» e iba a analizar lo sucedido.

Sobre la petición de la Acadèmia Valenciana de la Llengua de no usar la lengua como herramienta política, Oltra recordó que es «lo que dice la propia ley» e hizo hincapié en que la lengua «ha de unir» y «no ser un arma partidista». «El valenciano es de todos y por tanto, si nos lo tiramos a la cabeza no tiene sentido. Es para comunicarse, quererse, discutir y debatir, pero no es un elemento con el que hacer una guerra partidista y espero que, algún día, todas las fuerzas políticas lo entiendan», concluyó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook