12 de enero de 2019
12.01.2019

Barcala: «El PP es necesario para Alicante por pura supervivencia. El actual Consell nos desprecia»

Durante su proclamación en València como candidato, el primer edil defiende la labor de sus concejales y carga contra el Ejecutivo de Puig: «Nos ignoran por derribar el tripartito»

12.01.2019 | 14:12
Barcala: «El PP es necesario para Alicante por pura supervivencia. El actual Consell nos desprecia»
«Lo damos todo» y «nos necesitan» como gritos de guerra. Luis Barcala defendió en su proclamación como candidato del Partido Popular a la alcaldía de Alicante que el PP debe estar al frente del gobierno local, autonómico y de España para que la ciudad reciba un trato justo y «no padezcamos el desprecio y que nos ignoren completamente desde la Generalitat». El actual alcalde de Alicante y candidato para renovar mandato en las próximas elecciones municipales, hizo un breve balance de los escasos ocho meses que el PP ha estado al frente del Ayuntamiento de Alicante. El propio Luis Barcala es alcalde «desde el 19 de abril del año pasado». Y lo hizo con una alusión a la polémica de las subvenciones a Escola Valenciana: «En Alicante ahora no se les entrega ni un céntimo en ayudas. No apoyamos a ninguna entidad de extrema izquierda».  
 

 
En su opinión, «derribamos un tripartito de izquierdas que empezó en el poder el primer día y, tres años después tuvo que abandonar el gobierno por la puerta de atrás, sin haber gobernado ni un día. Hoy saben en la ciudad de Alicante -prosigue Barcala-, la diferencia que hay entre un tripartito radical y sectario de izquierdas y el Partido Popular. Lo saben perfectamente y han pasado 8 meses, pero con ocho concejales del Partido Popular se hace muchísimo más que en tres años con cualquier tripartito o cualquier otro partido, porque nosotros somos así, lo damos absolutamente todo». Durante su corta intervención de poco más de cinco minutos, Luis Barcala tuvo tiempo para contar que en su cuenta de Instagram tiene una frase donde destaca que «hacer las cosas es mucho mejor que hablar de ellas».  
 
Y aplicándose esta máxima, Barcala entró al detalle de los logros alcanzados por su gobierno local, ya que en «ocho meses hemos cancelado el plan de ajuste de Alicante, hemos bajado todos los impuestos municipales y los alicantinos pagarán menos impuestos en 2019, y estamos ejecutando más de 30 millones de euros para los alicantinos». Por contra, Barcala criticó en el acto celebrado en el Oceanogràfic de la ciudad de València que «Alicante ha padecido el desprecio, nos ignoran completamente desde la Generalitat, desde el Consell, y por eso es imprescindible el cambio en la Generalitat. Es imprescindible que Bonig sea la presidenta del Consell». 
 
Por poner un ejemplo de «trabajo» por Alicante, Barcala se dirigió a Isabel Bonig, a la que recordó que «en el túnel de la Serra Grossa dejó dos tercios de la inversión acabados. Pues han estado tres años para ejecutar 10 millones de euros y acabar la obra». Y al margen de ese ejemplo, «no hay nada más, salvo barracones y centros de salud insuficientes », señaló Barcala en su intervención. Por eso «es imprescindible, por pura supervivencia para Alicante que Isabel sea presidenta de la Generalitat». Las alabanzas hacia Bonig continuaron asegurando que la candidata del PP a presidenta de la Generalitat «nos conoce y nos quiere a los alicantinos». 
 
Con ese mismo cariño, Bonig le devolvió los piropos a Barcala, al que definió en tono jocoso como la «cuota masculina» del PP de las Comunidad Valenciaa, frente a las candidaturas de María José Catalá y Begoña Carrasco a las alcaldías de València y Castellón, respectivamente, y de la propia Bonig como aspirante a presidir el Consell. Y de València a Madrid. Barcala destacó de Pablo Casado que también «conoce Alicante, le importa Alicante, quiere a Alicante y a su gente. Es necesario que Pablo Casado sea presidente de España. No hablo de deseos, hablo de necesidades. Nos necesitan», concluyó un eufórico Luis Barcala que, inicialmente, se decantó por Cospedal en el congreso del PP y luego acabó en el bando de Casado.
En su opinión, «derribamos un tripartito de izquierdas que empezó en el poder el primer día y, tres años después tuvo que abandonar el gobierno por la puerta de atrás, sin haber gobernado ni un día. Hoy saben en la ciudad de Alicante -prosigue Barcala-, la diferencia que hay entre un tripartito radical y sectario de izquierdas y el Partido Popular. Lo saben perfectamente y han pasado 8 meses, pero con ocho concejales del Partido Popular se hace muchísimo más que en tres años con cualquier tripartito o cualquier otro partido, porque nosotros somos así, lo damos absolutamente todo». Durante su corta intervención de poco más de cinco minutos, Luis Barcala tuvo tiempo para contar que en su cuenta de Instagram tiene una frase donde destaca que «hacer las cosas es mucho mejor que hablar de ellas».  
 
Y aplicándose esta máxima, Barcala entró al detalle de los logros alcanzados por su gobierno local, ya que en «ocho meses hemos cancelado el plan de ajuste de Alicante, hemos bajado todos los impuestos municipales y los alicantinos pagarán menos impuestos en 2019, y estamos ejecutando más de 30 millones de euros para los alicantinos». Por contra, Barcala criticó en el acto celebrado en el Oceanogràfic de la ciudad de València que «Alicante ha padecido el desprecio, nos ignoran completamente desde la Generalitat, desde el Consell, y por eso es imprescindible el cambio en la Generalitat. Es imprescindible que Bonig sea la presidenta del Consell». 
 
Por poner un ejemplo de «trabajo» por Alicante, Barcala se dirigió a Isabel Bonig, a la que recordó que «en el túnel de la Serra Grossa dejó dos tercios de la inversión acabados. Pues han estado tres años para ejecutar 10 millones de euros y acabar la obra». Y al margen de ese ejemplo, «no hay nada más, salvo barracones y centros de salud insuficientes », señaló Barcala en su intervención. Por eso «es imprescindible, por pura supervivencia para Alicante que Isabel sea presidenta de la Generalitat». Las alabanzas hacia Bonig continuaron asegurando que la candidata del PP a presidenta de la Generalitat «nos conoce y nos quiere a los alicantinos». 
 
Con ese mismo cariño, Bonig le devolvió los piropos a Barcala, al que definió en tono jocoso como la «cuota masculina» del PP de las Comunidad Valenciaa, frente a las candidaturas de María José Catalá y Begoña Carrasco a las alcaldías de València y Castellón, respectivamente, y de la propia Bonig como aspirante a presidir el Consell. Y de València a Madrid. Barcala destacó de Pablo Casado que también «conoce Alicante, le importa Alicante, quiere a Alicante y a su gente. Es necesario que Pablo Casado sea presidente de España. No hablo de deseos, hablo de necesidades. Nos necesitan», concluyó un eufórico Luis Barcala que, inicialmente, se decantó por Cospedal en el congreso del PP y luego acabó en el bando de Casado.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook