20 de diciembre de 2018
20.12.2018

Modo electoral en la Diputación

Los grupos convierten el pleno de los presupuestos de 2019 en una guerra de bloques con vistas a los próximos comicios

20.12.2018 | 04:23
Modo electoral en la Diputación

Compromís ofrece a los socialistas un pacto para dejar fuera de la institución al PP.

La Diputación de Alicante se convirtió ayer en la antesala de la batalla electoral que se intensificará a la vuelta de las fiestas navideñas. Por si no hubiera habido bastante con las continuas guerras políticas entre la institución provincial -donde gobierna el PP en minoría- y el Consell -dirigido por el PSPV y Compromís con el apoyo parlamentario de Podemos-, los grupos se pusieron en modo electoral durante el debate de los presupuestos de la institución para el año que viene con la vista puesta en los comicios municipales y autonómicos previstos en mayo.

El PP hizo todo un alegato de su gestión. El portavoz del grupo popular, Carlos Castillo, tildó de «necesario» el papel de la Diputación de Alicante frente a la «ausencia de medidas» de la Generalitat, de la que Castillo dijo que ni está ni se le espera, mientras que el portavoz de Compromís, Gerard Fullana, lanzó una oferta al PSPV para dejar fuera de la institución al PP y crear una nueva Diputación en 2019 asentada sobre las bases de un sistema de reparto objetivo, centrada en los pequeños pueblos y en la reagrupación de organismos autónomos.

El tono del pleno transcurrió en clave electoral y los mensajes de los portavoces se enfocaron en hacer un balance de la gestión del mandato aprovechando que era el último pleno del año y el puente hacia las elecciones de 2019. El PP defendió su gestión con César Sánchez al frente de la instituión provincial y arremetió contra la gestión de los socialistas y Compromís, especialmente en el Consell.

El portavoz del PP reforzó las alusiones a los «continuos ataques» de la Generalitat a las diputaciones en todo el mandato del presidente Ximo Puig y la vicepresidenta Mónica Oltra y cargó contra el bloque de izquierdas que ahora tiene las riendas del Consell. «Han querido acabar con esta Diputación a decretazo limpio», dijo. Sumó a este argumentario las ayudas nominativas que también ofrece la Generalitat, la polémica del plurilingüismo, la «triste inversión del Consell» en la provincia con menos de 400.000 euros y la publicidad de la Generalitat a «periódicos independentistas de Cataluña». Castillo puso así sobre el hemiciclo provincial los principales ejes sobre los que pivotará la campaña electoral de los populares.

El portavoz de Compromís atacó con las «fake news del diario Más Portal», con un listado extenso de los anuncios realizados desde 2015 por César Sánchez que no se han materializado o con los nuevos casos de corrupción en el PP, en referencia a la reciente imputación de César Augusto Asencio, alcalde de Crevillent y vicepresidente segundo en la institución provincial. Fullana ofreció un pacto al PSPV para desalojar al PP de la Diputación después de las elecciones.

El líder del grupo socialista, José Chulvi, lamentó que el presidente de la Diputación alicantina haya vuelto a dar la espalda en las cuentas al Fondo de Cooperación del Consell, uno de los caballos de batalla entre Ximo Puig y César Sánchez, quienes no han mantenido a día de hoy ningún encuentro institucional en la provincia. Puig no ha visitado la Diputación de Alicante -aunque sí la vicepresidenta de la Generalitat-, algo con lo que la Diputación ataca a los socialistas por «deslealtad institucional». Chulvi criticó además la falta de consenso de César Sánchez para cerrar las cuentas con la oposición. «Ha preferido el conflicto al diálogo».

La diputada de EU, Raquel Pérez, hizo por su parte un listado de las competencias de las diputaciones y dijo que la institución alicantina se las salta con acciones y planes de ayudas que no forman parte de su ámbito, que es atender a los pequeños municipios, recordó.

Loas del PP a Sepulcre

Las cuentas salieron adelante con el voto del tránsfuga, que las apoyó con un discurso en defensa de la Diputación. Sepulcre procede de Cs, partido que abandonó y que llevaba en su programa electoral el fin de las diputaciones. Carlos Castillo le compensó con loas a su trabajo. «En la soledad de su escaño ha demostrado más amor a la provincia que el resto de grupos», le dijo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook