27 de noviembre de 2018
27.11.2018

«Caza de brujas» del PP en la Diputación de Alicante tras una denuncia de «enchufismo» en el ADDA

Los populares piden un informe para expulsar al diputado socialista Carlos Giménez tras advertir de trato de favor en plazas de la orquesta

26.11.2018 | 23:55

Cesar Augusto Asencio, vicepresidente de la Fundación Auditorio Provincial ADDA dependiente de la Diputación de Alicante, ha pedido que se elabore un informe jurídico para expulsar al diputado provincial del grupo socialista, Carlos Giménez, de la citada fundación. Giménez, patrono en la fundación por el PSPV-PSOE en representación de este grupo en la institución provincial, denunció la semana pasada irregularidades en la selección de los más de cuarenta miembros de la orquesta ADDA Simfónica así como falta de transparencia en todo el proceso. Ayer, la reunión de la fundación en la que Giménez pidió que se aclaren todas las partes del proceso de selección y que se abra una investigación interna acabó como el rosario de la aurora: con una petición de su vicepresidente, César Augusto Asencio para sacarlo del patronato y con acusaciones al diputado de grabar la cita, algo que él niega.

El también diputado de Cultura y vicepresidente de César Sánchez explicó que el representante socialista podría haber incurrido en falta de lealtad a la institución, además de haber realizado «conductas que no debe practicar», como grabar la reunión con su móvil, algo que varios miembros del patronato, todos ellos del PP así como el tránsfuga Fernando Sepulcre, aseguraron que ocurrió, según señaló ayer Asencio. La institución provincial emitió un comunicado oficial ratificando esta decisión. Para el diputado del PP, tras las declaraciones públicas que realizó Giménez y del intento de grabar la sesión sin que lo supiera nadie «hay un comportamiento injustificable y vergonzoso por el cual el socialista debería dimitir inmediatamente si tuviera un poco de dignidad política».

La reunion de la fundación de ayer tenía por objeto analizar el recurso contencioso-administrativo presentado por un aspirante al ADDA Simfònica, quien alegó irregularidades en el proceso de selección. El diputado Carlos Giménez denunció que había una veintena de recursos y alegaciones al proceso por parte de varios aspirantes y alertó de que todavía estaban sin entregar las actas de la prueba de audición, así como que se cambiaron las bases el último día y otras presuntas anomalías. Desde la Diputación aseguran que no existe ningún tipo de irregularidd en el procedimiento y recuerdan que ha sido «público, abierto y absolutamente transparente». «No hay fundamentos que sostengan esta denuncia que no tiene ninguna base ni desde el punto de vista técnico ni desde el jurídico», dijo Asencio.

El vicepresidente de la Fundación ADDA -a su vez uno de los vicepresidentes de César Sánchez en la Diputación- dijo en nombre de todos los patronos que Carlos Giménez había evidenciado su «deslealtad institucional» y tildó como «hecho muy grave» que intenta grabar «sin consentimiento» de los asistentes y «con dudosas intenciones» la reunión de ayer que analizaba la información del proceso de selección y en la que intervino también el director artístico del ADDA, Josep Vicent. Según el vicepresidente de la fundación, el diputado socialista puso su móvil en la mesa con una función activada. Fue el diputado del PP, patrono de la fundación y vicepresidente primero de la Diputación, Eduardo Dolón, quien le dijo que tenía el mismo móvil y que sabía que estaba grabando, algo que apoyaron también los miembros de su partido y el tránsfuga Sepulcre, siempre según la versión de Asencio. Así, se le requirió al diputado socialista que entregara su móvil pero éste se negó. Asencio exigió la entrega del móvil para que pudiese verificarse por los técnicos si estaba grabando la reunión, pero Giménez dijo que no iba a entregar su teléfono celular. Finalmente la petición y la negativa de Giménez a entregar el aparato consta en el acta de la sesión celebrada ayer.

El diputado del grupo socialista explicó, por su parte, que en ningún momento intentó grabar la sesión y que se le acusó de algo que no hizo. Añadió que no entregó su móvil porque «tengo cosas mías personales y no tengo por qué entregarle mi móvil a nadie. No estaba grabando nada», contestó, pese a que hay otros miembros de la fundación aseguran lo contrario. Para Giménez, la petición de un informe para expulsarlo como patrono es «increíble» y aseguró que se le hizo «chantaje». «César Augusto Asencio me dijo que si públicamente decía que todo estaba correcto se ponía fin al informe que han pedido», aseguró a este diario después de la reunión del patronato, que se celebró justo después de la comisión ejecutiva del ADDA.

El diputado Carlos Giménez es patrono en el ADDA como representante del grupo socialista de la Diputación Provincial. Es el único miembro del PSPV-PSOE en la fundación, donde están también cinco miembros del PP -incluido su presidente, César Sánchez, que no suele ir a las reuniones del ADDA y que delega las funciones en el vicepresidente de la fundación, César Augusto Asencio-; Lluís Pastor, diputado de Compromís; y el tránsfuga Sepulcre. El resto de miembros son independientes y actualmente no están en ninguna institución pública. El patrono, según el PP, tiene que cumplir las normas de la fundación y actuar siempre como patrono y por tanto ser leal a la institución. De ahí que si Carlos Giménez quiere hacer denuncias tiene que abandonar su puesto como patrono en el ADDA, según explicó Asencio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook