15 de septiembre de 2018
15.09.2018

Ningún edificio nuevo sin parking de bicis

El Consell cambiará la Ley de Movilidad para que las fincas de nueva construcción dispongan de emplazamientos resguardados

14.09.2018 | 23:52
Usuarios de bicicleta pedalean por un carril bici.

La bicicleta está de moda. Los coches tendrán cada vez menos espacio y las ciudades aspiran a ser espacios más amables. Al estilo centroeuropeo. Bajo esa premisa, el Consell se apresta a cambiar la ley de Movilidad de la Comunitat Valenciana aprobada en 2011, en los años de mayoría absoluta del PP. La gran novedad es que a principios de 2019 todos los edificios de nueva construcción estarán obligados a disponer de un aparcamiento para bicicletas.

La Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio que dirige María José Salvador está convencida de que este es un paso decisivo para mejorar la movilidad en las ciudades porque no es una ley pensada exclusivamente para la ciudad de València, donde la bicicleta se abre paso de forma clara aunque su penetración aún no supera el 5 %, según la conselleria.

La modificación de la ley de Movilidad es una de las que aparece incluida en el borrador de la ley de acompañamiento a los presupuestos de 2019 que el Consell pretende aprobar antes de fin de año. Por ello, el cambio legislativo y por tanto la obligación de construir garajes de bicicletas entraría en vigor a principios de 2019.

«En Europa es muy común y el cambio normativo que vamos a realizar está muy trabajado y es muy realista; existe un fenómeno nuevo que está prestigiando la bicicleta y nosotros tenemos que crear el marco normativo adecuado», asegura la consellera, María José Salvador, en declaraciones a este diario. El cambio más sustancial es que los edificios nuevos tendrán que disponer de una plaza para guardar la bicicleta por cada vivienda que se construya y en el caso de las urbanizaciones o entornos donde haya más espacio estarán obligados a construir dos plazas por cada vivienda. Pero no serán espacios donde simplemente se pueda amarrar la bicicleta, sino emplazamientos resguardados que deberán ubicarse en plantas bajas que faciliten la entrada y salida de bicicletas y un acceso cómodo y fácil desde la planta baja a la red viaria, explica Salvador. Espacios que permitan además el acceso de personas transportando la bicicleta a pie.

No computará para edificabilidad

Además, la superficie destinada al estacionamiento de bicicletas no computará a efectos de edificabilidad, según remarca el director general de Transportes, Carlos Domingo, que explica a este diario que cuando se trata de suelo urbano es más complicado porque hay menos espacio y por eso se ha decidido que en zonas urbanizables o en la periferia de las ciudades sean dos plazas por vivienda. Domingo opina que este cambio legislativo dará valor añadido a las nuevas viviendas que se construyan. La asociación de promotores ha sido consultada y ha realizado sugerencias y también ha participado el colegio de arquitectos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook