04 de marzo de 2020
04.03.2020
Información

El mérito de la investigación en el sistema público valenciano

04.03.2020 | 00:08
El mérito de la investigación en el sistema público valenciano

Carta abierta a la mesa sectorial de Sanidad

Estimados miembros de la Mesa Sectorial de Sanidad: el pasado 18 de febrero de 2020 se hizo público el proyecto según el cual se cuantifican los méritos de los profesionales sanitarios para poder acceder a una plaza fija por oposición y para solicitar traslados y movilidad interna en el sistema sanitario público de la Comunidad Valenciana (DOGV Num. 8742 / 18.02.2020). Sobre un máximo posible de 100 puntos por méritos, se asigna a la realización de trabajos científicos y/o técnicos (publicaciones científicas, capítulos de libro) un máximo de 2 puntos (0,25 puntos por publicación) en las categorías A1 y A2 que engloban, entre otros, a médicos, farmacéuticos y enfermeros, es decir, un 2% del total de méritos. Además, no se diferencia la calidad de la revista ni el puesto en el orden de los firmantes, ambas relacionadas con el esfuerzo que ha supuesto. Así, 8 artículos científicos se puntúan igual que 500, ya que el máximo admitido de puntos es muy bajo.

La Medicina es una disciplina científica. La investigación es necesaria para poder entender mejor el cuerpo humano, por qué enferma, y como diagnosticar y tratar mejor las enfermedades. En el sistema público valenciano hay profesionales sanitarios que hacen un gran esfuerzo para avanzar, contribuir al desarrollo científico y técnico de nuestros hospitales y centros de salud, y para poder situar a la sanidad valenciana en un nivel de excelencia. Cada trabajo científico publicado precisa de meses, años o incluso lustros o décadas invertidas en un largo proceso de desarrollo, realización y publicación. La mayor parte de investigadores sanitarios en nuestro medio no tienen asignada parte de su jornada laboral para realizar tareas de investigación, por lo que utilizan gran parte de su tiempo libre en esta actividad, que es lenta, difícil y no reconocida.

Las nuevas generaciones de sanitarios saben que consolidar su puesto laboral en el sistema público valenciano es muy difícil. De 100 puntos, 50 se obtienen por el tiempo trabajado (0,23 puntos por mes); ello implica que trabajar un mes cuenta igual que un artículo científico. Treinta y cuatro puntos se asignan a formación; recibir un curso de 25 horas equivale a 0,25 puntos, igual que un artículo científico, pero el tope admitido de puntos es mucho mayor (13). El conocimiento del valenciano puntúa un máximo de 6 puntos, 3 veces más que la investigación. La consecuencia de todo ello es el progresivo abandono de la actividad científica que estamos viviendo en las nuevas generaciones de sanitarios, que sienten la necesidad de recibir cursos o aprender idiomas para consolidar sus plazas, y no dedican esfuerzo a que su disciplina avance. Un problema reconocido actualmente en la sanidad española es la falta de reemplazo generacional en los investigadores clínicos.

Si queremos promover de forma real y efectiva la investigación en nuestra sanidad pública, además de asignar fondos a esta actividad, se debe reconocer el esfuerzo investigador en los baremos para el acceso a plaza fija o traslado, sin perjuicio de otros méritos necesarios como el tiempo trabajado, formación recibida o la promoción del valenciano.

Proponemos a debate que las publicaciones científicas:

1) Aporten un mínimo del 10% de los puntos por méritos (10 puntos).

2) Se tenga en cuenta la calidad de la revista (cuartil de posición dentro de la categoría de la revista).

3) Que se puntúe más a los 3 primeros autores, así como al último de ellos.

Ello ayudaría a promover una sanidad valenciana competitiva a nivel nacional e internacional, moderna y que mira al futuro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook