08 de enero de 2020
08.01.2020

El acuerdo económico PSOE-Podemos. Algo no cuadra

08.01.2020 | 18:53
José Antonio Trigueros.

El reciente acuerdo PSOE-Podemos que ha precedido la investidura del nuevo gobierno, tiene alrededor de cien medidas, que tras una primera lectura tienen una característica en común muy destacable, como es su imprecisión, ya que ninguna está cuantificada de forma realista. Por ejemplo proponen impulsar la Universalización de la escuela entre 0 y 3 años, o garantizar el poder adquisitivo de las pensiones,€ pero no dicen cómo se van a financiar esas medidas con las que es difícil no estar de acuerdo.

Lo realmente importante en economía, no es solo el deseo o la voluntariedad de unas medidas, sino la posibilidad de llevarlas a cabo de manera eficaz. Todos estaremos de acuerdo en que hay que mejorar la Sanidad, y la Educación, y la atención a los parados y jubilados, y apoyar a nuestros jóvenes a encontrar trabajo€ pero la cuestión no es si eso es deseable, sino si es posible con nuestra economía. Por resumirlo de una manera muy simplista, si la solución a los problemas del paro fuera subir el Salario Minimo, ¿por qué en lugar de subirlo a 1.200 € no lo subimos a 5.000 €?

Descendiendo al detalle de tres aspectos solamente, entre otras medidas el acuerdo de gobierno propone subidas del gasto público, concretamente un punto porcentual sobre PIB en Educación (actualmente es un 5 %) y Sanidad (actualmente es un 6 %). También proponen reformar el Sistema de Pensiones del año 2013 (como mínimo un punto adicional), y algo "fantástico", que es un Ingreso Mínimo Vital, que se debería cargar a la Seguridad Social, (aproximadamente 0,75 % PIB). ¿Cómo se va a financiar este incremento global alrededor del 3,75 %?

Parece que los impuestos propuestos para financiar estos gastos son los aumentos marginales a las rentas altas, aumentos de Impuesto de Sociedades, la tasa financiera, tasa Google e impuestos medioambientales, como el impuesto al Diesel€ La pregunta es si hay alguna estimación de estos ingresos esperados, y hay varias, pero afortunadamente una es la del propio Presupuesto del Gobierno Socialista que no se aprobó y desencadenó la última convocatoria electoral. En concreto se calcula un incremento en la recaudación del IRPF del 0,027 %, prácticamente nada, por IS un 0,12 %, por tasa financiera y Google un 0,2 % y por el Diesel y la lucha antifraude un 0,05 % y 0,07 %. En resumen no llegaría al 0,5 % de aumento de ingresos para financiar un aumento del gasto de un 3,75 %, utilizando los propios datos del gobierno... ¿De dónde piensan sacar los casi 40.000 millones de desfase por año? ¿Más deuda para que la paguen nuestros hijos y nietos? ¿Por qué no presentan un presupuesto serio de todas las propuestas los políticos? ¿Qué creen que hará Google cuando le suban sus costes, asumirlo o repercutirlo a los usuarios de cada Gmail? ¿Qué harán las entidades financieras?

Lo previsible es lo que ha ocurrido normalmente, que el aumento de impuestos se generalice a las clases medias que es la base más amplia y lo más sencillo para el gobierno de turno. Y sobre todo algo muy preocupante, la subida de las bases mínimas de cotización a nuestros autónomos, que realmente no tendrá efecto en la liquidez de los salarios, sin tener en cuenta el efecto a la baja en el empleo por la reducción de las expectativas. Es uno de los objetivos encubiertos de la hiper-regulación que se avecina que como mínimo duplicará la cuota mensual a los autonomos para financiar el aumento de gasto publico comentado anteriormente.

Sería deseable que los partidos políticos hicieran un ejercicio de realidad, alejado de la demagogia que ha acompañado este acuerdo, porque Alicante tiene demasiados problemas de financiación y demasiadas incertidumbres como para añadir otras nuevas por acuerdos tan imprecisos como el que da título a este artículo. Recordemos que quedan cuestiones muy importantes para Alicante como revertir los déficits en infraestructuras, que deberían solucionarse antes de asustar a las empresas y autónomos que estén pensando en acometer nuevos proyectos. No es posible que un gobierno prometa subir gastos por casi 40.000 MM, con unos ingresos previsibles en el mejor de los casos de 4.000 MM, y que les salga gratis la mentira.

O bien no han calculado bien los autores del acuerdo PSOE-Podemos, o bien mienten conscientemente, o bien hay una subida de impuestos encubierta que será lo más probable. En ningún caso nada bueno para Alicante, porque nos aboca tristemente a una recesión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook