30 de septiembre de 2019
30.09.2019
Tribuna

Recuperar los derechos a la vivienda como Derechos Humanos

29.09.2019 | 20:37
Recuperar los derechos a la vivienda como Derechos Humanos

De qué sirve una economía europea en auge si no puedes encontrar un lugar para vivir? En circunstancias normales, el aumento de los salarios, el aumento del empleo y un mayor crecimiento serían motivo de celebración. Pero en países como España o Irlanda, el crecimiento económico también ha traído dolor. Irlanda, por ejemplo, experimenta su decimotercer trimestre consecutivo de precios de alquiler récord, ahora hasta un promedio de 1.391 euros por mes. Dublín es ahora la ciudad más cara de la zona euro, en gran parte debido a los alquileres. Las protestas por la vivienda son cada vez más comunes y la falta de vivienda está aumentando, especialmente entre los hogares con niños. Esto nos suena.

¿Por qué hay tanta falta de vivienda asequible? La relatora especial de la ONU para una vivienda adecuada, Leilani Farha, ha destacado un factor: el impacto en las rentas y los precios de la financiarización global de la vivienda, donde la inversión internacional impulsa los precios en lugar de la demanda local. Junto con el aumento de las rentas, hemos visto que los fondos de inversión mundiales compran préstamos hipotecarios en dificultades, viviendas y, más recientemente, bloques de viviendas de alquiler.

La transformación en el concepto de vivienda de un derecho humano a una mercancía globalizada plantea dudas sobre la influencia de las empresas de capital privado en las prioridades de vivienda del gobierno. Las obligaciones estatales con los inquilinos, sus derechos de vivienda como derechos humanos, son cada vez más difíciles de cumplir a medida que los legisladores intentan mantenerse al día con el rápido ritmo de cambio.

En la UE hay una carta valiosa, pero infrautilizada, que los propietarios e inquilinos en riesgo de perder sus hogares pueden acogerse para hacer valer sus derechos de vivienda. La Carta de los Derechos Fundamentales de la UE se convirtió silenciosamente en ley hace 10 años, a través del Tratado de Lisboa, y estipula: «Para combatir la exclusión social y la pobreza, la Unión reconoce y respeta el derecho a la asistencia social y de vivienda para garantizar una existencia para todos aquellos que carecen de recursos suficientes».

Las instituciones de la UE y los Estados miembros también deben respetar y promover la Carta cuando aplican la legislación de la UE. Por lo tanto, en efecto, la Carta brinda protección de los derechos humanos y de la vivienda a los ciudadanos de la UE, aunque la mayoría desconoce su existencia y su poder potencial.

Las instituciones de la UE deben respetar los derechos de la Carta. De hecho, el marco regulatorio financiero de la UE creado después de la crisis financiera no incorporó la protección de los derechos de la Carta para los ciudadanos de la UE. Eso tiene implicaciones para más de 500 millones de personas.

No informar a los ciudadanos de su derecho a la protección en virtud de la Carta tiene consecuencias reales. Como institución de la UE, el Banco Central Europeo debe asegurarse de que todos sus procedimientos estén en línea con todos los requisitos de la Carta.

Necesitamos incorporar el lenguaje de los derechos de vivienda como derechos humanos dentro del marco regulatorio financiero de la UE. También debemos asegurarnos de que los reguladores tengan en cuenta las opiniones de los defensores de los derechos a la vivienda y adopten un enfoque más centrado en las personas y menos en la protección de los activos bancarios. La estabilidad financiera requiere equilibrio. Un sistema de vivienda equilibrado en una sociedad estable a largo plazo significa abordar las necesidades de vivienda de todos, como parte de su derecho a un nivel de vida adecuado.

La Carta es lo más cercano que tenemos a los derechos humanos constitucionales europeos. Una década después de la adopción de la Carta de la UE, estas preguntas necesitan respuestas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook