10 de septiembre de 2019
10.09.2019
Opinión

¡Subió el pan!

09.09.2019 | 19:16
¡Subió el pan!

Los calores que hemos «aguantao/pasao» en ésta la canícula, aunque también ha llovido, nos subieron la temperatura corporal y -aunque suele pasar más en primavera- «la sangre se nos alteró». El personal, para paliar esos calores, se fue de camping, casas rurales, playas o piscinas, donde se desinhibió, «se puso cardiaco del 'to'», y dio rienda suelta a sus instintos más básicos, aunque fuese de pensamiento, que, como nos recuerdan los curas, es otra forma de pecar. ¡Para, para, «acho», que como sigas por ahí te vas a meter en un charco! Así es que, a lo nuestro, que nada tiene que ver con playas -pese a que el mar me sigue atrapando/subyugando-, piscinas o, como dice Boris Izaguirre en un anuncio publicitario, el «despelote», aunque nunca he sabido si «en el spot» se refiere al despelote físico o mental. «El final del verano, llegó/y tu partirás...», como canta el Dúo más Dinámico de nuestra música, «epilogando» lo del «verano ya llegó/los mosquitos y el calor», con lo que Los Hurones nos anunciaban que las íbamos a pasar más putas que los del Open Arms. ¡Cómo agarre al del cambio climático se ve a enterar de lo que vale un peine!

¡Me estoy desviando de la historia que os quiero contar! ¡Es que me pongo, me pongo; una cosa lleva a otra y me vengo arriba!. El caso es que, como no ha habido muchos temas que llevarse a la boca este verano, me he «acordao» de que, a principios de julio, hubo una bajada del precio del pan. Me llamó la atención que, en la tele, anunciaran que el Gobierno había aprobado una ley sobre el pan, que, a partir de ahora, tiene que elaborarse con «masa madre de pura raza», con pedigrí -¡como si las madres no fueran de pura raza, no te jode!-, para bajar el IVA y, consecuentemente, abaratar las piezas que se venden en panaderías, superficies comerciales o gasolineras. ¡Y una mierda, socio! ¡El pan puede haber bajado en España, pero no en Orihuela!

¡Mientras que en el resto de España bajó, en Orihuela subió el pan! Me da que la gente tiene incontinencia verbal y, claro, cuando se le pregunta, sobre todo si es en un juzgado, empieza a largar como si no hubiera un mañana, «por si un acaso o un quisás», no vaya a ser que los magistrados se mosqueen, entremos «en sede judisial» como testigos y salgamos como investigados/imputados. ¡Chico, calla! Tonterías las justas, no vayamos a liarla y «nos guarden una temporada en el Hotel Palas», a gastos «pagaos» y en una «habitación con vistas»; no sé a dónde, pero con vistas.

Antonia Moreno, que es «amiguica mía» y ex «candidata sosiata», ex concejala, ex «portavos munisipal» en la Esquina del Pavo, ex directora general de «Cooperasión» de la CV y «ex de un montonaso de cosas de las que no me acuerdo», aunque la acaban de nombrar directora territorial de Presidencia en Alicante (Tras-Tras/ Rosalía; «yupiiii»), se presentó en la Audiensia «Provinsial», con sede en Elche, acompañada por el alcalde de Rafal, Manolo Pineda -que es de Cox, como yo, y «enemigo íntimo» de Emilio Bascuñana-, para «testificar» en el «conosido» y popular -lo de popular es porque la mayoría de los investigados son o eran militantes de este partido- «Caso Brugal». ¡To fue «empesar» a largar y el pan a subir! «Sinco» minutos largando «la brujita buena» y la barra de pan, fermentada con cardamomo y quinoa, subió 5 «séntimos»; a «séntimo» por minuto. ¡Vamos que si su declaración llega a durar un poco más no hay Dios que, como en Venezuela, compre una barra de pan!

La «ex de tó» recordó en «sede judisial» que fue ella quien, a tenor de cómo se estaban sucediendo los acontecimientos sobre la contrata de las basuras en Orihuela, avisó a la Fiscalía, porque tenía «muchas dudas» de que «una empresa con un capital de 3.000 euros optase a prestar un servicio de más de 9 millones al año». ¡Qué desconfiada eres, Antonia! No ves que se trata de una empresa que ahorra en el capítulo de personal para «invertir en maquinaria y dar un mejor servicio». Según la Moreno, «en Orihuela todos sabían de la buena relación entre la familia de Lorente (Mónica) con la de Fenoll (Ángel)» y dijo que «sabíamos que la contrata de la basura terminaría en el juzgado». ¡Vamos, que emparejó a la ex alcaldesa! ¡Además de profesora, política y ahora directora territorial de Presidencia en Alicante, Antonia es pitonisa/vidente/adivina! ¡Ya se sabe que «quien avisa no es traidor, es avisador, y ella avisó! ¿Ha subido o no ha subido el pan? ¡Se nos ha ido José María Ballesteros! ¡Hasta siempre, amigo!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook