05 de septiembre de 2019
05.09.2019

Mi amigo Pepe

04.09.2019 | 22:45
Mi amigo Pepe

Hoy hemos recibido la triste noticia, a los pocos minutos de ocurrir, del accidente con su coche y que ha llevado a mi querido amigo a encontrar su paso al «más allá», en el que creía profundamente.

Desde nuestros padres y familias, hasta nuestros días, nuestra amistad a nivel personal, así como con el pequeño grupo de matrimonios que siempre estábamos unidos, hemos vivido grandes momentos y algunos no buenos. Como por ejemplo el del fallecimiento de su esposa hace unos meses, del que aunque con entereza todavía no se había recuperado, al igual que de la de su hermano hace poco más de un año.

¡Cuántos viajes juntos! ¡Cuántas actividades compartidas!

Pepe Peñataro, era (pena hablar en pasado), una persona muy querida en general, amable, educado, servicial.

Desde sus padres primero, con una gran empresa de calzado de las que ya no existen y muchos trabajadores en la misma, como posteriormente el solo o con su hijo, siguieron creando empleo, llevando nuestro calzado eldense por el mundo. Fueron de los pioneros en trabajar con y para empresas extranjeras.

En política, desde los primeros inicios de Alianza Popular y posteriormente con el Partido Popular, del que fue presidente varios años, aumentando considerablemente los afiliados al partido, y mejorando considerablemente las instalaciones de la sede local. Trabajó para representar a nuestro pueblo en el Ayuntamiento como concejal elegido en 1983, en la candidatura que yo encabezaba, y que luego asumió como numero uno y portavoz al marchar yo al Senado, haciendo, como era él, una oposición responsable y no partidista.

Fue diputado provincial de Alicante realizando una gran labor en las responsabilidades que asumió, al igual que como diputado autonómico.

Colaboró con la Iglesia, desde sus parroquias; cursillos de cristiandad, Cáritas, y en cuantas colaboraciones era solicitado por la jerarquía eclesiástica o seglar, poniendo a su disposición, como lo hacía en cargos de otro tipo, su tiempo y persona, y a veces algo más. Los Patronos de nuestra ciudad, la Virgen de la Salud y Cristo del Buen Suceso, eran sus referentes espirituales y su visita diaria a la Capilla de Adoración Permanente en Elda, era como un bálsamo para él.

Tuvo reconocimientos de diversas instituciones o empresas, como por ejemplo del Casino Eldense con la Medalla de Honor, que recogió muy emotivamente con recuerdo especial para su esposa Ketty, que estaba delicada y necesitaba su máxima atención.

Colaborador, comparsista , y enamorado de las Fiestas de Moros y Cristianos, de «su» comparsa de Zíngaros, cuya semilla, en unión de su hermano Manolo, puso en sus hijos José Enrique y Ketti, formando todos parte de esa gran familia festera y representativa de nuestras fiestas.

¡Adiós amigo Pepe! Hijo ejemplar, esposo ejemplar, padre y abuelo ejemplar. Seguro que tendrás un buen sitio reservado en el lugar que tu esperas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook