12 de agosto de 2019
12.08.2019
Tribuna

Hace 100 años: Daniel Jiménez de Cisneros y la geología y paleontología

11.08.2019 | 19:31

Hace ahora cien años, el catedrático de Historia Natural Daniel Jiménez de Cisneros y Hervás, uno de los geólogos y paleontólogos más relevantes del primer tercio del siglo XX, publicaba en la revista Ibérica una síntesis geológica y paleontológica de la sierra de Crevillent. Ibérica era, a la sazón, una revista pionera de la divulgación científica en lengua castellana. De este modo plasmaba más de una década de visitas continuadas, dedicadas al estudio de la Geología y la Paleontología de la sierra de Crevillent que, junto a otros relieves del sur de Alicante y parte de Murcia, ocuparon buena parte de su producción científica.

Nacido en Caravaca en 1863, pasó la mayor parte de sus treinta primeros años de vida en la Región de Murcia, donde cursó el bachillerato e incluso los estudios universitarios, en parte a distancia, en la Universidad de Madrid, siempre con excelentes resultados. Hacia 1892 se traslada a Gijón tras obtener destino como catedrático de Historia Natural en el Real Instituto Jovellanos. Y a partir de 1904 queda vinculado de manera definitiva a Alicante, al conseguir traslado al Instituto General y Técnico, hoy IES Jorge Juan, de nuevo como catedrático de Historia Natural. Allí ejercería como director y vicedirector, además de desplegar una intensa actividad docente y de investigación.

Presidente de la Sociedad Ibérica de Ciencias Naturales, miembro de la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales así como de la Accademia Pontificia Nuovi Lincei, etc., su trayectoria profesional está jalonada por numerosos logros, abordados por distintos autores, entre ellos y en primer lugar F. Gómez Llueca, uno de sus más directos colaboradores, así como su propio hijo, Miguel Jiménez de Cisneros, a quien debemos la conservación de su legado. Más recientemente, en 2004, sus nietos, hijos de Miguel, y un grupo de investigadores de la Universidad de Alicante y del IES Jorge Juan, celebraban en la citada universidad un Simposio Homenaje del que tomaron parte una larga serie de colaboraciones científicas, un hito en el conocimiento de este pionero de la Geología y la Paleontología de comienzos del siglo XX.

Son múltiples los aspectos que se podrían destacar de su trayectoria. De su labor docente es especialmente reseñable una práctica innovadora consistente en trasladar parte de sus clases fuera del aula, a través del «excursionismo científico-didáctico», lo que le alinea con la renovación pedagógica de la Institución Libre de Enseñanza.

También cabe destacar su faceta de divulgador científico, especialmente en la citada revista Ibérica. Si bien, resalta su investigación en el ámbito geológico y paleontológico. Entre sus más de 150 trabajos, una de sus obras de referencia es Geología y Paleontología de Alicante, publicada en 1917 por el Museo Nacional de Ciencias Naturales. En esas mismas fechas aparecería su capítulo de «Geología y Paleontología» dentro de la obra de Carreras y Candi Geografía General del Reino de Valencia. Y también en torno a esos años aparece un trabajo de síntesis sobre la sierra de Crevillent, citado al inicio de estas líneas.

La sierra de Crevillent le sirvió tanto para desplegar las clases prácticas entre su alumnado, como para desarrollar una intensa actividad de investigación que le llevó a identificar y caracterizar los principales periodos geológicos representados en esa alineación montañosa, así como algunos de sus más destacados yacimientos paleontológicos. Sobre esa sierra llegó a diseñar hasta cuatro itinerarios geológicos, algo realmente novedoso en aquel momento para nuestras tierras.

En definitiva, sus aportaciones a la Geología y Paleontología de las primeras décadas del siglo XX y para el ámbito del sudeste resultan muy relevantes. Es ese un periodo marcado por lo que se ha dado en llamar la «Edad de Plata» de la cultura y la ciencia españolas, a la que contribuyeron las generaciones del 98, del 14 y del 27, con figuras de la talla de Ortega y Gasset, María Zambrano y de científicos como Ramón y Cajal. La labor de Jiménez de Cisneros queda enmarcada en ese contexto. Dentro de sus posibilidades y no sin importantes limitaciones, aportaría su grano de arena al desarrollo de la ciencia en una España aún eminentemente rural y analfabeta. Y nuestras comarcas se beneficiaron de su infatigable labor de investigación.

Hoy, cuando se cumplen cien años de algunos de sus trabajos más destacados sobre la sierra de Crevillent, se pretende volver a poner de relieve su figura, recordando sus principales aportaciones a nivel local y comarcal, de la mano de algunos de los más destacados especialistas en relación con su trayectoria y con la Geología y Paleontología de estas comarcas.

Los apoyos del Ayuntamiento de Crevillent, a través de su área de Cultura, así como del IES Jorge Juan y la Universidad de Alicante, junto a otra serie de colaboradores entre los que destacan especialmente los nietos de Jiménez de Cisneros, son claves para poder llevar a término una serie de eventos entre los que figuran el curso de verano de la UMH en la sede de Crevillent en septiembre, una exposición y la edición de un volumen que recogerá distintas colaboraciones científicas. La efeméride es una ocasión para que en Crevillent y comarcas vecinas se reconozca su labor pionera en la investigación geológica y paleontológica del sur de Alicante.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook