11 de julio de 2019
11.07.2019
Opinions des d'Elx

Nuevas elecciones no, formen gobierno ya

10.07.2019 | 21:57
Nuevas elecciones no, formen gobierno ya

Hace unos días, el CIS publicaba su barómetro del mes de junio. Uno de sus datos más llamativos, por la época en que estamos, es el que hace referencia a la intención de voto. Es verdad que el CIS no ha gozado nunca de excesivo prestigio en estas tareas, resultado de la politización de su dirección y, especialmente, de su nivel de «cocina», solo comparable a los «Master Chef» televisivos.

Aunque hay que reconocer que, en las últimas elecciones generales, fueron los que más acercaron sus previsiones a los resultados finales. Es cierto que el trabajo de campo, hecho poco después de las municipales y autonómicas del 26 de mayo, puede verse influido por los resultados de ese día. En todo caso, sus previsiones merecen ser tomadas en cuenta, por si acaso.

El hecho de que, a esta fecha, aún no esté resuelto el tema de la gobernabilidad del Estado, hace sospechosa dicha circunstancia con alguno de los resultados del barómetro citado, especialmente el que pronostica nada menos que un 39,5% en intención directa de voto al PSOE. Ese porcentaje le acercaría a la mayoría absoluta en solitario y es todo un aviso para el resto.

Que, a estas alturas, casi tres meses después del 28 de abril, Pedro Sánchez aún no tenga claro con quién quiere gobernar es muy preocupante. Aunque en verdad, lo cierto es que sí tiene claro con quién quiere hacerlo: solo con el PSOE. Es legítimo, pero no tiene los votos suficientes. Debe conseguir los que le faltan, y son muchos. Y no solo para la investidura, sino para algo aún más importarte: poder gobernar cómodamente durante 4 años.

Es increíble su negativa a formar gobierno con Podemos y, en cambio, pedir la colaboración del PP y Ciudadanos en forma de abstención para su investidura. No se lo van a facilitar y, en todo caso, ¿piensa también apoyarse en ellos para gobernar? No es eso lo que le dijeron sus simpatizantes la noche electoral, ni para lo que le votaron el 28-A. El PSOE debería asumir que los tiempos del bipartidismo han pasado. Es entendible que los añore, pero la realidad es otra. No puede exigir que se le vote sin más, sin pactos sobre programas y con exclusiones. Los gobiernos de coalición son habituales en Europa y también en nuestras CC AA y ayuntamientos. Y pensar que puede tener problemas por compartir poder con otro partido, es casi de chiste recordando lo bien que lo pasó con Susana Díaz y otros hace bien poco y sin salir de su partido. Negarse a esa evidencia y anteponer solo sus propios intereses sobre otros más generales, es una cuestión delicada.

El pacto es la opción preferida entre los que votaron fuerzas progresistas, y actitudes excluyentes como las descritas también están detrás de algo muy preocupante que también el CIS detecta: la creciente preocupación del electorado ante los políticos en general. Que la población considere que, después del paro, la segunda mayor preocupación, para un 32,1%, sean los políticos es demasiado.Luego pasa lo que pasa.

Por eso, es preocupante el fracaso de las reuniones de estos días entre Sánchez e Iglesias ya que aleja un gobierno de coalición, con mayoría parlamentaria progresista suficiente para poder desarrollar un programa de reformas y de propuestas de mejora a la ciudadanía que saquen a España de la situación de «bache e impasse» en la que nos encontramos.

Retos como la lucha contra la desigualdad y la exclusión social. Mejora de las pensiones. El paro y la precariedad laboral, las políticas de igualdad y no discriminación, conformar un espacio europeo más progresista, potenciar la educación, sanidad, política social, etc.. Y, un tema especialmente importante para el País Valencià: la financiación autonómica. Nuestra comunidad no puede seguir siendo discriminada en este sentido y endeudándose para seguir funcionando con dificultades.

Hay que asegurar, cuanto antes, un gobierno progresista en España. Debe ponerse a trabajar de inmediato. Seguimos con los Presupuestos de 2018 que preparó Rajoy. Es un disparate. En ellos la provincia de Alicante sufría una de sus peores discriminaciones. Es necesario cambiar la situación. Tenemos un gran listado de cuestiones en Elx y resto de la provincia que dependen de Madrid, especialmente en tema de infraestructuras viarias, ferroviarias, medioambientales, I+D+i, reconversión industrial, etc. etc.

Insinuar que, con nuevas elecciones, se puede castigar al que no esté dispuesto a votar ahora al PSOE, como parece que se amenaza, no es serio. Al que realmente se estaría castigando es a toda la población española y eso es inadmisible. Así que pónganse las pilas y lleguen a acuerdos para gobernar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook