03 de julio de 2019
03.07.2019

El nuncio y la pietá

02.07.2019 | 22:12
El nuncio y la pietá

Los Franco cogen bien y sueltan mal. Sean dos apóstoles de precio desconocido de la catedral de Santiago, sea la momia del abuelo. Saber eso y haber utilizado los mínimos servicios del Estado habría servido a Pedro Sánchez para que su primera promesa, sacar a Franco del Valle de los Caídos, hubiera sido otra o hubiera sido enunciada sin plazos que incumplir. Las primeras promesas tienen su punto: la de Aznar fue quitar el servicio militar obligatorio y la de Zapatero sacar las tropas de Irak. No lo parecerían, pero fueron más fáciles de cumplir que sacar a Franco del Valle de los Caídos, la solución posibilista. La solución ideal sería sacar a los caídos ahí tirados contra la coherencia ideológica de su vida o el criterio de sus deudos. Valdría la razón estética: no formar parte de un espanto que conmemora un horror.

Luis G. Berlanga -rodar después de morir- tiene dos escenas maravillosas de la España contemporánea: el milagro de los jueves que es el nacimiento del turismo franquista para hacerse un selfie insano y un prior que se ofrece a ser cadáver y obstáculo para evitar la exhumación.

En cambio, la despedida del nuncio Renzo Fratini haciendo responsable al gobierno de «resucitar a Franco» y esconder «motivos ideológicos» al preparar su traslado del Valle de los Caídos forma parte de la normalidad. Para la Iglesia, la guerra civil y su posguerra fueron una cruzada y lo siguen siendo.

«Los motivos ideológicos» son la llamada «memoria histórica» que es sectaria, no como la canonización de los mártires, que es normal. Es religioso subir a los altares y es ideológico sacar de las cunetas. La institución llamada Iglesia, que se autotitula madre, sigue componiendo una Pietá con el cadáver de Franco en su regazo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook