24 de junio de 2019
24.06.2019
Tribuna

Santa Pola 1900-1909 (3)

23.06.2019 | 22:31

Continúa la oposición de los alicantinos a toda actividad mercantil portuaria. En 1900, 1903 y 1909; se encuentra vacante la plaza de la Asesoría de Marina. En febrero de 1900, se supone «perdido» el laúd «Rafael». En marzo de 1900, se insta a Fomento para que realice obras de mejora del muelle-embarcadero con fondos del Estado. En septiembre, el director general de Obras Públicas ordena la inclusión de las mismas en el plan de estudios del próximo ejercicio. En 1900, el espigón del muelle es de 30 metros de longitud con una línea de atraque de 14 metros y un calado de 0,90 a 1 metro en la parte de Levante. Del tercer lugar provincial tras Alicante y Denia con un tráfico portuario de 200 buques, en 1903 se pasa al cuarto lugar con un movimiento de 30 buques y ser superado por el puerto de Torrevieja. Laúdes y pailebotes son las embarcaciones mayoritarias que atracan en el puerto y entre sus nombres están: «Aurora, Isabel, San Vicente, Virgen del Carmen, Joven Josefina, Candelaria, Joven Pepita, Joven Luisa, Joven María, Pepita, Los tres hermanos, Nuestra Señora de Loreto». La Junta General Marítima, en noviembre de 1900, nombra la Junta Local del distrito marítimo de Santa Pola. Un clásico que pertenece a una compañía sevillana y cruza el Mediterráneo es el Vapor «Cabo de Santa Pola». En mayo de 1901, se pone a flote el magnífico vapor, matrícula de Bilbao, «Yrurak Bat» procedente de Nueva Orleans que en la mañana de ayer embarrancó entre la isla y el cabo, transporta un considerable cargamento de duelas de roble para la respetable casa de los señores Asensi y Taboada. En agosto de 1901, se publica real orden habilitando el muelle que hay en la playa para el embarque de sal común procedente de las salinas de Bras del Port. En enero de 1903, la revista de La Banca y la Industria publica la creación de una sociedad con un capital social de 1.000.000 de pesetas que ha solicitado los permisos necesarios para la explotación de unos criaderos de esponjas entre la isla de Tabarca y Santa Pola. En noviembre, nombran al teniente de navío Vicente Aroca vocal de la comisión encargada de fijar la zona marítima terrestre. En enero de 1904, el vapor «Cataluña» que desde Palma conduce correo hasta Alicante tiene que facturar la correspondencia para Santa Pola debido a la huelga de estibadores. En febrero, el señor Salinas consignatario del vapor «Aragón» contrata esquiroles en Santa Pola y los conduce de madrugada en carruajes hasta el muelle de Levante en Alicante, pero al tratar de embarcar son descubiertos por un grupo de huelguistas y «se echan a correr hasta el cuartel de la Guardia Civil donde se refugian».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook