20 de mayo de 2019
20.05.2019
Momentos de Alicante

Inicios del Socialismo Obrero en Alicante

En el Congreso de la II Internacional llevado a cabo en julio de 1889 en París, se declaró el Primero de Mayo como el Día Internacional de los Trabajadores

19.05.2019 | 20:03
Primero de mayo de 1912.

La celebración en Londres de la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT) o Primera Internacional, en 1864, influyó progresivamente en los trabajadores españoles durante los años siguientes, muchos de los cuales tomaron conciencia política sobre la transformación social de la clase obrera.

El reconocimiento de las asociaciones obreras llegó a España con la Constitución de 1869 y el obrerismo español quedó formalmente establecido con la celebración, el 19 de julio de 1870, del Primer Congreso de la Federación Obrera de la Región Española, integrada en la AIT.

En 1872 había un núcleo organizado de la AIT en Alicante, cuyos miembros, como en el resto de España, se dividieron entre anarquistas y socialistas tras el III Congreso de la Internacional Española, celebrado a finales de aquel año y principios del siguiente, en Córdoba.

Tras el golpe de Estado cometido por el general Pavía en enero de 1874, el movimiento obrero pasó a la clandestinidad. Pero, con las medidas liberalizadoras aprobadas por el Gobierno de Sagasta en 1881, se constituyeron las primeras sociedades obreras alicantinas, como la Federación de Trabajadores de la Región Española. Al año siguiente apareció la sección alicantina de la Federación Nacional de Obreros Tipográficos, uno de cuyos cofundadores era el socialista Rafael Carratalá Ramos.

Primer 1 de Mayo


En el Congreso de la II Internacional llevado a cabo en julio de 1889 en París, se declaró el Primero de Mayo como el Día Internacional de los Trabajadores. Al año siguiente se celebró este día por primera vez.

En Alicante, unos 150 obreros se concentraron a las nueve de la mañana del 1 de mayo de 1890 en el paseo de Méndez Núñez. Convencieron a los trabajadores que estaban realizando una obra en terrenos del conde de Casa-Rojas para que se unieran a ellos y lo mismo hicieron luego con los que trabajaban en otra obra de la Explanada. Marcharon a continuación al muelle, instando a los obreros a secundar el paro, y recorrieron varias calles hasta reunirse una comisión con el gobernador civil en su despacho, a quien pidieron permiso para manifestarse al día siguiente.

A las diez de la mañana del día 2 se reunieron en la plaza del Teatro 1500 obreros pertenecientes a distintos gremios. Uno de los miembros de la comisión organizadora arengó en valenciano a los asistentes para que la manifestación discurriese con el mayor orden y compostura, la cual discurrió «desde los pórticos del Teatro Principal, en sentido pacífico, dirigiéndose la manifestación por el paseo de Mendez Nuñez, plaza de la Constitución, calle del Triunfo y paseo de los Mártires á la calle de Gravina, en donde se hallan instaladas las oficinas del gobierno civil. La comisión vio en el acto al Sr. S omoza de la Peña, gobernador civil de la provincia, á quien entregó una instancia solicitando la reducción de las horas de trabajo» a ocho horas (El Alicantino, 3-5-1890).

Centro de Sociedades Obreras


El éxito de la manifestación del Primero de Mayo animó a los trabajadores alicantinos, que crearon un Centro de Sociedades Obreras en la avenida de Zorrilla (actual Constitución), en el que se integraron 431 afiliados de sociedades de albañiles, canteros, ebanistas, tipógrafos y obreros del muelle.

Al año siguiente (1891), tras una visita de Pablo Iglesias, se fundó la Agrupación Socialista en Alicante. En septiembre apareció el semanario socialista «El Grito del Pueblo».

Entre 1897 y 1899, en el marco de la campaña contra la guerra de Cuba, los dirigentes socialistas Pablo Iglesias y Antonio García Quejido visitaron varias veces Alicante, pero, aunque había organizaciones obreras alicantinas influidas por los socialistas, ninguna ingresó en la Unión General de Trabajadores (UGT) durante la última década del siglo XIX.

José Verdes y El Mundo Obrero


En 1901 llegó a Alicante, como catedrático de instituto, el madrileño José Verdes Montenegro y Montoro. Fue el principal dirigente socialista alicantino hasta su marcha a Madrid en 1918. Como «El Grito del Pueblo» había desaparecido hacia 1897, en colaboración con los socialistas ilicitanos Verdes publicó el semanario «El Mundo Obrero» y, bajo su impulso, se produjo la primera afiliación a la UGT de una sociedad obrera alicantina: La Lucha, de pintores, a la que siguieron otras durante los primeros años del siglo XX, como la sociedad de resistencia de los albañiles La Constructora (creada en 1901, que muy pronto superó los 800 afiliados) o las sociedades de trabajadores del puerto La Terrestre y La Marítima.

La huelga de los alpargateros de Elche en 1903, que recibieron una importante ayuda económica por parte del Comité Nacional de la UGT, estimuló el ingreso en este sindicato de varias sociedades obreras alicantinas.

En 1905 desapareció «El Mundo Obrero» por problemas económicos y al VII Congreso de la UGT, celebrado en Madrid, asistió el zapatero Rafael Sierra Bernabéu en representación de las sociedades obreras de Alicante.

Entre 1905 y 1909, debido a las crisis de trabajo y de la organización obrera, disminuyó la sindicación. En 1908, la UGT solo tenía doce sociedades afectas en la provincia de Alicante y 1.508 afiliados.

El primer concejal socialista


En 1909, después de la Semana Trágica, se creó la Conjunción Republicano-Socialista, que republicanizó al PSOE y a la UGT, sirviendo además para concienciar a los obreros de los problemas políticos. En noviembre, varios republicanos encabezados por Lorenzo Carbonell participaron en un mitin en el Centro de Sociedades Obreras junto con los dirigentes socialistas José Verdes, Rafael Millá y Monserrate Valero.

En las elecciones municipales del 12 de diciembre de 1909, la Conjunción Republicano-Socialista consiguió ocho concejales: siete republicanos y un socialista: el obrero ugetista Monserrate Valero.


Biografía de Rafael Carratalá Ramos 

Nació en Alicante en 1859. Su padre era el conserje del Teatro Principal.
 
Trabajó como tipógrafo y periodista. Participó en la fundación de la sección alicantina de la Federación Nacional de Obreros Tipógrafos, en 1882. Fundó y dirigió el periódico «El Progreso» (1884), cofundó el semanario «El Grito del Pueblo» (1890), trabajó para la revista satírica «Figuras y Figurones» (1886) y colaboró con el también humorístico «El Cullerot», la revista «Mundo Obrero», el «Boletín Oficial de la Sociedad Tipográfica de Alicante» y el periódico «La Humanidad», y fue corresponsal de «El Socialista» y «La Nueva Era».
 
Formó parte del grupo de librepensadores Paz y de la Logia Esperanza.
 
Fue miembro del comité que creó el Centro Obrero en la calle Liorna y de otro que organizó por primera vez en Alicante el Primero de Mayo (1890). El 2 de enero de 1891 inició el mitin que dio Pablo Iglesias en el Teatro Circo alicantino. Veinte días más tarde cofundó la Agrupación Socialista de Alicante.
 
En 1902 publicó «Socialismo y Anarquismo: consideraciones sobre una y otra escuela», recopilación de artículos suyos, muchos de los cuales firmaba con el seudónimo de Veritas. Como crítico teatral, presentó en 1907 «El Teatro ante las Sociedades obreras. Bosquejo histórico-crítico»; y como autor escribió siete piezas teatrales breves.
Murió en Alicante el 26 de febrero de 1909.

www.gerardomunoz.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook