17 de abril de 2019
17.04.2019

Indecisos hasta el final

16.04.2019 | 23:21
Indecisos hasta el final

Un 5,57% del total de encuestados duda entre los tres partidos de la derecha; un 3,85 entre las tres opciones de izquierda; y un 5,25 entre votar a izquierda o derecha

En apenas 24 horas el CIS ha publicado dos encuestas sobre las elecciones del día 28: la primera una macroencuesta sobre las generales (Estudio 3.242), y la segunda sobre las elecciones autonómicas valencianas (Estudio 3.244). En las generales ya certifica que un 37% no sabe no contesta y sobre todo no tiene decidido, aún, a quién votar. Digo certifica porque los últimos sondeos -y sobre todo en las últimas elecciones- un 25,30% de los electores decidieron en plena campaña, o en los últimos días a quién votar. Pasar de un sistema casi bipartidista a uno con cuatro o cinco partidos, con una media en intención de voto en torno al 20 excepto el PSOE, convierte el terreno demoscópico en un pantano muy movedizo. Si en el sondeo de las generales había un 45% que: o bien «no votarán» el 7%; «no saben», 4,5%; «no contestan», 8,2% y «no lo tienen decidido aún», 25,3%.

En el sondeo de las autonómicas sucede algo parecido y aumentado: los mismos epígrafes alcanzaban prácticamente la mitad de los encuestados. Para ser exactos el 49,6%. «No lo tienen decidido aún» lo responde el 30,4% en la Comunidad Valenciana porque dudan entre varios partidos o coaliciones. «¿Y entre qué partidos u opciones duda usted?», es la pregunta clave (9bR) que está en el barómetro general, pero no en el de la Comunidad. Trasponiendo aquí las proporciones resulta que un 5,57% del total de encuestados duda entre los tres partidos de la derecha; un 3,85 entre las tres opciones de izquierda; y un 5,25 entre votar a izquierda o derecha. Hay un 0,6 que se mueven entre el blanco y la abstención y otro 14,76% entre los dudosos pero que siguen respondiendo «no sabe/no contesta». Hay que tener en cuenta que cada punto porcentual del censo representa en la Comunidad en torno a los 26.100 electores.

La proporción de indecisos es pues de casi ochocientas mil personas. La mayoría, 145.000 se los disputan las opciones de derecha. En la izquierda son menos cien mil. Y entre votar izquierda o derecha dudan 137.000. Estos probablemente se repartirán entre bloques a partes casi iguales. Si el PP con su llamada al voto útil atrajera a todos los dubitativos de la derecha más la mitad de los interbloques subiría algo más de ocho puntos, se reduciría la diferencia con el PSPV/PSOE; pero la diferencia izquierda-derecha seguiría en torno al 10%. Eso es porque el mayor número de indecisos es dentro de cada bloque.

El 14,76% anterior -los dudosos que no especifican más del no sabe no contesta-, más los que tienen decidido «no votar», «no saben», «no contestan» suman un 34,2 que son los que en principio no participarán en las elecciones; o lo que es lo mismo, el resto, un 65,8% tienen decidido ir a votar, esa creo será la participación mínima similar a las últimas autonómicas. Con el mismo sistema la participación en las generales estará como mínimo en torno al 70-73%, similar a las últimas. Las autonómicas han estado tradicionalmente cinco o seis puntos por detrás de las generales en participación. En esta ocasión pueden beneficiarse del arrastre de las generales con Pedro Sánchez. Algo así han debido pensar en el CIS porque «los cálculos sobre voto válido corresponden con una participación estimada del 71,2% en estas elecciones autonómicas en la Comunidad Valenciana 2019». Si piensan en esa participación en las autonómicas y en las generales del día 28 subirían cinco puntos más, estarían en torno al 76%. En ambos casos esos electores –ciento treinta mil- saldrían del «no sabe-no contesta». Aunque ya sucedió en Andalucía no parece probable que se repita, que esos cinco puntos extras de votantes sean sólo de la derecha y los potenciales votantes de la izquierda se queden otra vez en casa. Tendrían que producirse graves errores en los próximos días de campaña para anular las diferencias que dan las encuestas. La apuesta de Albert Rivera por negar cualquier pacto posterior con el PSOE y del PP por competir con la ultraderecha ha contribuido a que las elecciones del 28-A se conviertan en un plebiscito sobre Pedro Sánchez y gira todo en torno a: o gobierna el PSOE, o gobierna el tripartito de derechas. Por eso, esta vez la participación será de récord. Ha dejado todo el espacio interbloques del centro al PSOE. Los indecisos aguantarán hasta el final.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook