14 de febrero de 2019
14.02.2019

Todo se mortadeliza

13.02.2019 | 23:01
Todo se mortadeliza

Raül Romeva, encausado en el proceso del procés, le fue incautado El Jueves, según su familia. La portada coincide con lo que opina el que fuera consejero de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia de la Generalidad de Cataluña, si no flaquea su fe y sigue adscrito al pensamiento general independentista. Se titula Un juicio de tebeo y está ilustrada con un brillantísimo homenaje a Francisco Ibáñez, el historietista más famoso y prolífico de España.

En la portada se dibuja el juicio en el Tribunal Supremo y se aprovecha la calva de Romeva para mortadelizarlo con un traje de rayas y bola de preso junto a un Oriol Junqueras (y uno de esos ratones víctimas de gatos de Ibáñez), de igual guisa. Ante ellos pasa un juez con traza de bruto, herradura en la puntera del zapato y soga de horca en las manos. Mortadelo Romeva dice a Filemón Junqueras en pura gramática de humor brugueresco: «Pero jefe, ¿qué le hace pensar que este juez no va a ser imparcial?».

El dibujo parece hecho por el mismo Ibáñez cuando dedica más de media hora a una ilustración y todo el chiste es Ibáñez en todos los sentidos. El primero, su forma de tratar los temas sin tratarlos, reducirlos a un nombre o una caricatura y llevarlos a su terreno de gracias de nada. De esta manera, manera mortadelesca, El Jueves se evita profundizar y problemas con su público. Pero la idea de que el juicio es un amaño sin garantías para castigar a unos políticos, sin entrar en los hechos, es la que dejaron ver las defensas de los acusados y la que creen los independentistas, entre ellos Romeva. Sólo es otra muestra de la mortadelización de la política para que no haga falta más cronista que alguien como Francisco Ibáñez, que trata los asuntos sin entenderlos, ni ganas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook